La secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton declaró el viernes que Miamar está abierto a las inversiones estadounidenses y presentó al presidente reformista a altos dirigentes empresariales de Estados Unidos.

Después de la reciente suavización de sanciones por parte del gobierno de Barack Obama, Clinton se reunió con el presidente Thein Sein durante una hora en la ciudad camboyana de Siem Reap, elogiándolo por varias reformas prodemocráticas e instándole a la vez a hacer más en ese terreno. La ciudad está junto a los famosos templos de Angkor, una gloria nacional camboyana.

Clinton acudió a Camboya para asistir a una conferencia regional después de visitar varias naciones asiáticas en los últimos días.

Clinton y Thein Sein se saludaron cordialmente en el patio de un hotel sobre el trasfondo de las dos banderas nacionales. Ambos se veían mucho más cercanos que cuando se reunieron el año pasado, en que Clinton hizo la primera visita a Mianmar por parte de un secretario de Estado norteamericano en medio siglo.

"Traje una delegación empresarial muy prestigiosa para verlo. Deseaba que todos oyeran de su voz sus planes para el futuro", dijo Clinton a Thein Sein, y también le preguntó sobre su familia.

Los dos se reunieron el viernes por la noche con la mayor delegación de empresarios estadounidenses al sudeste del Asia. Entre las compañías representadas estaban Coca Cola, Ford, General Electric, General Motors, Goldman Sachs y Google.

Clinton dijo que las autoridades estadounidenses llevarían a Mianmar esta semana a representantes de 70 empresas de su país para explorar oportunidades comerciales, después que el gobierno de Obama levantó restricciones a las inversiones estadounidenses en el país asiático.

"Estamos muy entusiasmados por el futuro y apoyamos las reformas económicas y políticas del presidente Thein Sein", afirmó.

Las reuniones de alto nivel reflejaron los progresos que ha experimentado la nación conocida anteriormente como Birmania, después de años de marginamiento internacional.

Occidente había aplicado sanciones económicas y políticas al anterior régimen militar por sus políticas represivas y antidemocráticas. Thein Sein, que asumió el año pasado después de elecciones nacionales, ha instituido reformas liberalizadoras en un esfuerzo por aliviar las sanciones y atraer ayuda e inversiones extranjeras.

El gobierno de Thein Sein ha incluido a la activista laureada con el Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, en sus esfuerzos de reconciliación política, y aceptó a su partido en el Parlamento después de más de dos décadas de hostilidad en la que aquella pasó 15 años bajo arresto domiciliario.

"Estoy muy complacido de ver la notable mejoría de nuestras relaciones bilaterales", afirmó el presidente de Mianmar. "Nos complace que el presidente Obama haya aliviado las sanciones".