Los presidentes de Costa Rica, Laura Chinchilla, y de Panamá, Ricardo Martinelli, inauguraron hoy un puente fronterizo provisional sobre el río Sixaola, en la zona del Caribe, con un valor de 2,3 millones de dólares.

Este puente tipo "Bailey" sustituye a uno ferroviario que se había utilizado desde 1908 y que estaba en muy malas condiciones.

Los mandatarios se encontraron en la estructura y firmaron juntos una petición de préstamo de 30 millones de dólares con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para iniciar la construcción del puente definitivo antes de 2014.

Chinchilla dijo a los periodistas que el nuevo puente provisional, de 244 metros de longitud, resuelve de manera efectiva las necesidades de comunicación entre ambos países, especialmente ante el creciente turismo en la zona fronteriza.

La presidenta explicó que la decisión de sustituir el viejo puente la tomó en conjunto con Martinelli seis meses atrás, en una reunión entre ambos, y que el objetivo es dotar a las comunidades fronterizas de un puente definitivo que garantice su seguridad.

"Nos hemos propuesto grandes desafíos y en ellos vamos avanzando", expresó.

El ministro de Obras Públicas y Transportes de Costa Rica, Luis Llach, indicó que cada país aportó la mitad del costo del puente "Bailey", y que así se financiará la estructura definitiva, que facilitará el paso de camiones y por lo tanto el comercio bilateral.

Chinchilla señaló que desde 2004 especialistas de ambos países habían advertido sobre el riesgo de colapso del antiguo puente, pero no se habían tomado acciones al respecto.

Martinelli, por su parte, resaltó que con la estructura provisional se verán beneficiados los habitantes de la frontera, y que esos beneficios se consolidarán con la construcción del puente definitivo, en los próximos meses.