La mayoría de las edificaciones judiciales de Ecuador es "inadecuada", señaló hoy el jurista español Baltasar Garzón, que esta semana vistió el país con otros miembros de una veeduría internacional que acompaña la reforma judicial en la nación andina.

Los veedores observaron en distintas provincias el modelo de gestión e infraestructuras de la función Judicial.

"Hemos querido ver cómo es la realidad de los lugares y edificios, y de la distribución y escasez de espacio que se tiene en la actualidad para desarrollar la función Judicial, y observar cómo los edificios en la gran mayoría son inadecuados, no responden a las necesidades que los ciudadanos tienen de ese servicio", dijo Garzón en una rueda de prensa.

A su juicio, "en todas las provincias, de una forma u otra, hay aspectos que son necesarios cambiar" en el tema de infraestructura.

"Lo que sí se constata es que de lo que hay hasta ahora mismo es absolutamente inadecuado, salvo algunas excepciones, para la Función Judicial", apuntó el jurista español.

Los expertos internacionales entregarán el 15 de agosto un segundo informe preliminar con sus observaciones sobre la reforma judicial, la cual fue aprobada el año pasado por los ecuatorianos en un referendo impulsado por el presidente, Rafael Correa.

Algunos miembros de la oposición denuncian que la reforma judicial es un intento del mandatario de influir en la justicia y acumular más poder, mientras que Correa señala que el proceso depurará a los magistrados ineficientes y corruptos.

Garzón aseguró hoy que no se ha producido ninguna indicación, sugerencia o interferencia hacia su labor por parte del Ejecutivo, ni la permitirían.

"Lo que hagamos será responsabilidad nuestra y no podremos decir que se nos están imponiendo límites o sugerencias o indicaciones para hacer una cosa u otra diferente", comentó.

En su primer estudio, divulgado en mayo, los veedores internacionales recomendaron, entre otros temas, la creación de una Audiencia Nacional para juzgar delitos graves.