El banco Wells Fargo acordó pagar por lo menos 175 millones de dólares para resolver acusaciones de que discriminó a deudores negros e hispanos en violación de las leyes de equidad en los préstamos, anunció el jueves el Departamento de Justicia.

Wells Fargo, la fuente de créditos hipotecarios más grande de Estados Unidos, presuntamente tuvo un patrón de prácticas discriminatorias contra prestatarios calificados negros e hispanos entre 2004 y 2009.

En una conferencia de prensa, el subsecretario de Justicia James Cole dijo que las prácticas discriminatorias del banco al momento de dar préstamos dieron lugar a que más de 34.000 prestatarios de ambas minorías en 36 estados y el Distrito de Columbia pagaran tasas más altas, únicamente por el color de su piel.

Cole dijo que con el acuerdo, el segundo más grande de su tipo en la historia, el gobierno se asegurará de que los prestatarios afectados por la crisis de la vivienda tendrán la oportunidad de acceder a una casa o apartamento propios.

El banco pagará 125 millones de dólares en compensaciones para los prestatarios que fueron encausados a contratar hipotecas con tasas de alto riesgo o que pagaron tarifas y tasas más altas que los prestatarios blancos a causa de su raza u origen nacional, más que por diferencias en su credibilidad crediticia.

Wells Fargo también pagará 50 millones de dólares en asistencia directa a los prestatarios en las zonas del país donde el Departamento de Justicia identificó un gran número de víctimas de la discriminación. Esas áreas fueron Washington, Chicago, Filadelfia, la zona de Oakland y San Francisco, Nueva York, Cleveland, Riverside, California y Baltimore.

"La medida del Departamento deja en claro que vamos a hacer que las instituciones financieras rindan cuentas, incluyendo algunas de las más grandes de la nación, por la discriminación en préstamos", dijo Cole.

El arreglo traerá "un alivio rápido y significativo" a los prestatarios negros e hispanos que recibieron préstamos hipotecarios de alto riesgo cuando deberían haber recibido préstamos de riesgo promedio o que pagaron más por sus préstamos, dijo Thomas Pérez, subsecretario de Justicia para derechos civiles.

Pérez dijo que debido a las prácticas del banco "un cliente negro en el área de Chicago en 2007 que buscaba un préstamo de 300.000 dólares pagó en promedio 2.937 dólares más en honorarios que un solicitante blanco con calificación similar".

"Y estos cargos no se basaron en ningún factor objetivo en relación al riesgo crediticio. Estos honorarios equivalían a un impuesto adicional racial. Un prestatario latino en el área de Miami en 2007 que buscaba un desembolso de 300.000 dólares un promedio pagó 2.538 dólares más que un solicitante blanco con calificación similar. La sobretasa racial de los afroamericanos en Miami en 2007 fue de 3.657 dólares", agregó.

Wells Fargo informó en un comunicado que niega las acusaciones y que sólo accedió al arreglo "con el propósito de evitar un litigio con el Departamento de Justicia".