Varios obuses disparados desde Siria cayeron hoy en la región de Wadi Jaled, en el norte del Líbano, sin que se haya registrado víctimas, informaron a Efe fuentes policiales.

Los proyectiles alcanzaron las aldeas fronterizas de Dababiye, Jeker Janin, Kachlak, Al Kawachira y Munjed, agregaron las fuentes, que destacaron que muchos habitantes huyeron de sus hogares en busca de lugares más seguros.

Según la Agencia Nacional de Noticias libanesa (ANN) el impacto de estos obuses es resultado de una intensificación de los bombardeos en el interior del territorio sirio.

Los incidentes en la frontera sirio-libanesa se han intensificado en los últimos días.

Ayer, una unidad del Ejército de Siria penetró en el este del Líbano y secuestró a un ciudadano libanés, mientras que un día antes tres personas fallecieron durante un bombardeo sirio en Wadi Jaled.

El Gobierno libanés anunció en la última semana un plan para desplegar al Ejército en esa área, tras la muerte el sábado pasado de dos personas en territorio del Líbano por el impacto de varios proyectiles disparados desde el lado sirio, que dejaron además ocho heridos.

La situación de seguridad en el Líbano se ha deteriorado en los últimos meses, en los que también ha habido secuestros y enfrentamientos armados entre detractores y seguidores del presidente sirio, Bachar al Asad, en la ciudad septentrional libanesa de Trípoli y en Beirut.

Siria acusa a "grupos terroristas" de organizar desde el Líbano ataques contra sus tropas y enviar armas a los insurgentes.

El Líbano y Siria comparten 330 kilómetros de frontera, cuya demarcación aún no ha sido acordada.