La minera canadiense South American Silver (SASC) lamentó hoy que se frustre un proyecto de más de mil millones de dólares de inversión en Bolivia por la decisión del presidente, Evo Morales, de anular su concesión de exploración ante presiones de indígenas andinos.

Ejecutivos de la empresa y de su filial en Bolivia, Malku Khota (Laguna del Condor, en aimara), así lo dijeron ante periodistas de La Paz, donde llegaron para analizar el anuncio de retirarles la concesión que tenían desde 2007 en la región sureña de Potosí, limítrofe con Argentina y Chile.

El presidente de Malku Khota y vicepresidente de Exploración SASC, el chileno Felipe Malbran, explicó que están a la espera de que el Gobierno de Morales, de origen aimara, les comunique oficialmente la decisión "para sentarse en la mesa de negociación y buscar un acuerdo favorable".

La empresa canadiense "no descarta" apelar a "recursos jurídicos, legales y diplomáticos para hacer respetar sus derechos", según un boletín distribuido a la prensa.

Morales anunció que retirará la concesión para solucionar un conflicto agravado por el secuestro de cinco empleados de SASC, un policía y una fiscal por indígenas aimaras y enfrentamientos que causaron la muerte de un nativo.

Los indígenas tomaron a los rehenes para exigir a Morales que expulsara a la filial de la empresa canadiense y liberara a uno de sus dirigentes preso por haber secuestrado y torturado previamente a varios policías.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, dijo hoy que confía en que no habrá conflicto legal porque el Gobierno "está predispuesto a reponer" la inversión de la firma minera "una vez verificados los costos" de exploración, pero que cree que son solo dos o tres millones de dólares.

Pero la compañía canadiense afirma que ha invertido hasta ahora 25 millones de dólares en el proyecto, situado a 350 kilómetros al sur de La Paz, y que tenía planeado aportar otro tanto para culminar la exploración en 2015, y luego más de mil millones de dólares en el desarrollo de la mina.

El yacimiento no tenía ningún valor económico concreto antes de la exploración, pero ahora, "después de años de estudio, está valuado en más de 2.000 millones de dólares", dijeron los ejecutivos de la firma minera.

Explicaron que Malku Khota es una mina con minerales de baja ley que debe explotarse a cielo abierto y que tiene una reserva calculada en 240 millones de onzas de plata, 1.800 toneladas de indio, cantidades menores de cobre, galio y plomo, además de oro en ínfimas cantidades.

Según los ejecutivos, es uno de los cinco mayores yacimientos de plata del mundo y el primero en indio en Occidente.

El gerente-contralor de SASC, el canadiense Guillermo Funes, dijo que está sorprendido por la decisión de Morales, que recibió a los secuestradores de sus empleados, porque la empresa obtuvo legalmente su concesión de este mismo Gobierno, ha cumplido su contrato y hasta ahora no ha tenido ingresos porque solo ha explorado.

Agregó que la mayoría de los indígenas de la región apoyaron el proyecto, por lo que no se explica lo sucedido, aunque cree que puede ser parte de un "una agenda política" que desconocen.

South American Silver ha hecho exploraciones mineras en Bolivia desde 1995 y también opera en Chile, Perú y Argentina.