Ahora más que nunca, la selección de fútbol brasileña tiene que buscar la coronación si es que no quiere que su desempeño en los Juegos Olímpicos se considere un fracaso.

Los brasileños siempre han enfrentado presiones para conquistar la presea de oro, el único título relevante del fútbol que no han obtenido jamás. Pero en Londres habrá mucho más en juego para Brasil, que se ha proclamado cinco veces campeón mundial.

Brasil será uno de los pocos equipos que contarán con buena parte de sus principales estrellas, y un fracaso en los Juegos podría costarle el puesto al técnico Mano Menezes, de cara al Mundial de 2014, del que este país será anfitrión.

En el país sudamericano los hinchas, la prensa y los directivos del fútbol estarán expectantes.

La federación brasileña ha señalado ya que la conquista de la presea dorada es la prioridad de la selección este año, e insinuó que un resultado decepcionante derivará inevitablemente en cambios, en un momento en que Brasil entra a la última etapa de sus preparativos para el Mundial.

La mayoría de los jugadores en la selección olímpica formará parte del equipo mundialista, y la competición en Londres dará a muchas promesas brasileñas la oportunidad de demostrar que se merecen un puesto.

"Sabemos que nuestra evaluación final de cara a la Copa del Mundo se realizará durante la Copa Confederaciones del año próximo, cuando jugaremos con un equipo que no tendrá limitaciones de edad", dijo Menezes el 5 de julio, luego de anunciar el plantel para Londres. "Pero es evidente que necesitamos jugar bien en las Olimpíadas para reforzar el convencimiento de que tenemos bien preparado el equipo hasta ahora".

Pocas selecciones contarán con sus principales jugadores en los Juegos, pues éstos se disputan con planteles sub23, complementados por tres integrantes que rebasen esa edad. Pero el conjunto joven de Brasil incluirá nombres como Neumar, Lucas, Alexandre Pato, Paulo Henrique Ganso, Oscar y Leandro Damiao.

"Tenemos un grupo sólido. Incluye a jugadores que son hoy titulares de clubes importantes", destacó el técnico. "Muchos de los futbolistas jóvenes tendrán una oportunidad de ganarse un lugar en la selección para el Mundial. Algo que no era seguro para ellos puede comenzar a volverse una realidad durante los Olímpicos".

Los jugadores brasileños de más de 23 años en Londres serán Thiago Silva, central del Milan; Marcelo, lateral izquierdo del Real Madrid, y Hulk, delantero del Porto.

Muchos en Brasil elogiaron el plantel convocado por Menezes para los Juegos Olímpicos, pero también hubo críticos.

"No estoy de acuerdo con los jugadores que él seleccionó", dijo el ex delantero Romario, ahora legislador. "El debió haber convocado a jugadores más respetados en el extranjero. Hay muchos otros jugadores de más de 23 años a quienes pudo haber seleccionado".

Entre los incluidos en la lista, Neymar es probablemente el único que no suscitaba dudas. Se le considera el futuro del fútbol brasileño y el probable líder de la selección en el Mundial.

Los Juegos Olímpicos le darán la oportunidad de demostrar que de hecho puede responder a las esperanzas depositadas en él.

"Estoy muy contento por tener el honor de representar a Brasil en la Olimpíada", dijo Neymar en su cuenta de Twitter, luego que se anunció el plantel definitivo.

Neymar había dicho ya que sería un sueño si ayudaba a que Brasil obtuviera su primera medalla de oro en fútbol.

El astro de 20 años, incluido entre 23 contemplados por la FIFA como candidatos al Balón de Oro en 2011, será una de las principales atracciones de las Olimpíadas, junto con el volante británico Ryan Giggs.

En un hecho que agrava la presión por obtener un buen resultado en Londres, Brasil se dirige a los Juegos apenas en el undécimo lugar en el ranking de la FIFA, la peor posición que haya ocupado el pentacampeón mundial.

"La presión siempre estará ahí, debemos acostumbrarnos", dijo Menezes. "Pero no creo que sea necesariamente algo malo, podemos aprovechar eso en nuestro favor".

El equipo que participará en Londres disputó cuatro amistosos de preparación para los Juegos. Superó a Dinamarca y a Estados Unidos, y cayó ante México y Argentina.

Brasil obtuvo la medalla de plata en 1984 y 1988, así como el bronce en 1996 y 2008. En ese último año, en Beijing, Argentina se apoderó del oro con Lionel Messi, luego de imponerse a un equipo brasileño en el que militaba Ronaldinho.

La selección brasileña será una de las favoritas este año, junto con el anfitrión Gran Bretaña y España, que se impuso en la Eurocopa sub21 el año pasado para conseguir su boleto a Londres.

"Tradicionalmente, España ha hecho un buen trabajo para preparar a un equipo joven, paralelo a su selección principal. Tendrá también algunos jugadores del equipo que ganó la Euro", señaló Menezes, quien dijo que también debe contemplarse a México entre los favoritos.

No muchas naciones más con palmarés futbolístico competirán en Inglaterra. De los 16 equipos en la rama de hombres, cuatro harán su debut olímpico — Senegal, Gabón, Bielorrusia y Emiratos Arabes Unidos. Sólo tres participantes han ganado alguna medalla de oro — Gran Bretaña (1908 y 1912), Uruguay (1924 y 1928) y España (1992).

Brasil se ubica en el Grupo C, junto con Egipto, Bielorrusia y Nueva Zelanda. Se medirá a los egipcios el 26 de julio en el Millennium Stadium en Cardiff, Gales; enfrentará a los bielorrusos en el Old Trafford el 29, y chocará con los neozelandeses en Newcastle, el 1 de agosto.

Menezes ha reconocido ya que Egipto podría ser uno de los rivales más duros de Brasil, especialmente porque será el primero. Sin embargo, sabe que lo único importante es vencer a su último oponente en el eventual encuentro por la medalla de oro.

El técnico confía en que puede lograrlo al fin.

"Tenemos la certeza de que contamos con un plantel de calidad que dará a la selección nacional de Brasil la oportunidad de pelear por la medalla al final", expresó.

___

Tales Azzoni está en Twitter como http://twitter.com/tazzoni