Un alpinista que intentaba escalar el Mont Blanc podría haber provocado accidentalmente que se desprendiera un trozo de hielo el jueves, lo que generó una avalancha que arrastró a su muerte a nueve escaladores europeos, informaron las autoridades.

Otros 11 fueron hospitalizados y al menos cuatro seguían desaparecidos en esa región de los Alpes franceses.

Mientras una capa de hielo y nieve descendía ruidosamente por la empinada pendiente, otros alpinistas lograron alejarse a tiempo, dijeron las autoridades regionales en la Alta Saboya.

Otros dos montañistas fueron rescatados cuando cuadrillas de emergencia con perros y helicópteros registraron el área en busca de los desaparecidos. Su expedición, afectada por la posibilidad de nuevas avalanchas, se dio por terminada antes del anochecer.

Dos españoles, tres británicos y tres alemanes se hallaban entre los muertos, confirmaron sus gobiernos. La otra víctima fatal era un suizo, según la policía en el pueblo de montaña francés de Chamonix.

Las primeras tormentas veraniegas dejaron fuertes precipitaciones de nieve que, sumadas a fuertes vientos, crearon condiciones de aludes en algunas de las rutas populares en torno del Mont Blanc, la cumbre más alta de Europa occidental.

Las autoridades regionales habían advertido a los alpinistas a principios del verano del hemisferio norte que tuvieran cuidado debido a que en la primavera se registró un volumen inusualmente intenso de nevadas.

La cadena del Mont Blanc es un área popular para escaladores, excursionistas y turistas, pero también peligrosa, con decenas muertos todos los años. Chamonix, uno de los principales puntos de alpinismo, acogió los primeros Juegos Olímpicos de Invierno en 1924.

Algunos de los alpinistas iban con guías profesionales mientras que otros ascendían de manera independiente.

La policía dijo que fue alertada a eso de las 5:25 a.m. (0325 GMT) del jueves sobre la avalancha, que golpeó a un grupo de alpinistas — provenientes de España, Francia, Alemania, Suiza, Dinamarca y Serbia — a unos 4.000 metros (13.000 pies) de altura en la ladera norte del Mont Maudit, parte de la cadena del Mont Blanc.

Un bloque de hielo de 40 centímetros (16 pulgadas) de ancho se desprendió y se deslizó por la ladera, creando una masa de nieve de dos metros (seis pies) de espesor y 50 metros (160 pies) de largo.

"Los primeros elementos que tenemos de los testimonios es que un escalador podría haber liberado una capa de hielo, y que la capa después arrastró al grupo de escaladores abajo. Debo decir que la pendiente era muy, muy pronunciada en esta ladera norte", explicó a periodistas el coronel Bertrand François, del servicio de gendarmería de Alta Saboya.

No se conoció de inmediato si el alpinista en cuestión sobrevivió o no.

Según mensajes recientes de escaladores en Twitter, los fuertes vientos llevaron a que se formaran en la ladera bloques de hielo que sobresalen. Hace varios días en Chamonix se registró una copiosa lluvia que se convirtió en nieve a 3.000 metros (9.850 pies) de altura.

Jonas Moestrup, de la ciudad danesa de Randers, sólo se enteró del accidente cuando se encontraba en su camino de descenso desde el Mont Blanc.

"Hace tres días lo ascendimos (el Mont Maudit). Fue impactante escucharlo, fácilmente podríamos haber sido nosotros", dijo Moestrup por teléfono a la agencia de noticias danesa Ritzau. "Es aterrador y trágico".

Sin embargo, destacó el atractivo de esas majestuosas cumbres alpinas.

"Es parte de la emoción de que algo puede salir mal", dijo a Ritzau.

El ministro del Interior francés Manuel Valls sobrevoló el lugar más tarde el jueves, y describió "un bloque especialmente espectacular de hielo". Dijo que los escaladores parecían ser un grupo experimentado, y que la nieve revuelta hacía la búsqueda particularmente difícil.

Los investigadores franceses examinarán las circunstancias de las muertes.

___

Charlton informó desde París. John Heilprin en Ginebra, Jan M. Olsen en Copenhague, David Rising en Berlín y Ciaran Giles en Madrid contribuyeron a este despacho.