El grupo islamista radical Ansar al Din (Defensores de la religión) aseguró hoy haber expulsado a los rebeldes del grupo independentista tuareg Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA) del último bastión que mantenían en el norte de Mali.

Sanda Uld, portavoz de Ansar al Din y brazo derecho de su líder, Iyad Ag Alí, aseguró a Efe que su grupo "espera ahora poder aplicar la 'sharia' (ley islámica) en las regiones de Gao, Kidal y Tombuctú", las tres principales provincias del norte del país, un territorio desértico de 850.000 kilómetros cuadrados.

Los rebeldes del MNLA habían encontrado refugio en la ciudad de Ansongo, situada a 100 kilómetros al sur de Gao, de donde ya habían expulsados por los fanáticos de Asar al Din a finales de junio.

"Nadie podrá ahora impedir la realización de la misión sagrada de los yihadíes (guerreros santos), decididos a destruir todos los símbolos de los infieles", subrayó a Efe Uld después de que sus fuerzas se impusieran en Ansongo.

Ambos grupos tuareg, que estuvieron muy cerca de unirse para gobernar a la limón el autodenominado estado de Azawad, acabaron chocando por sus distintas visiones sobre la aplicación de la "sharia".

Las diferencias desembocaron en una lucha armada por el control de este vasto territorio del norte de Mali, en la que Asar al Din parece haber acabado imponiéndose al MNLA, el grupo que encabezó los combates por el establecimiento de un Estado independiente de Azawad.

Los ultraortodoxos han comenzado a aplicar castigos corporales por supuestos comportamiento morales reprobables, como mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio o por consumir alcohol.

Asimismo, en Tombuctú, conocida como la ciudad de los 333 santos, han destruido varios mausoleos centenarios por considerarlos obras impías.

En este contexto, Ansar al Din ha cambiado la bandera de su grupo, según fuentes cercanas al líder de la agrupación.

En el nuevo estandarte aparece sobre un fondo blanco un fusil kalashnikov y un sable situados bajo un Corán.

Según una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Mali, este cambio de imagen responde a un intento de marcar distancias con los grupos terroristas de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI)y Movimiento de Unicidad y Yihad en África del Occidente (MUYAO), que emplean banderas negras con la profesión de fe musulmana sobrescrita.

La fuente agregó que esta desvinculación es una exigencia expresada por el presidente de Burkina Faso, Blaise Compaore, que actúa como mediador en el conflicto.