Un túnel incompleto para contrabandear drogas a Estados Unidos fue hallado en la ciudad de Tijuana en el norte de México, informaron el jueves autoridades estadounidenses, el segundo en ser encontrado en la frontera sur en menos de una semana.

El túnel de unos 200 metros (220 yardas) con iluminación y ventilación empezaba debajo de un baño dentro de un depósito y no cruzaba la frontera hacia San Diego, dijo a The Associated Press la vocera de Protección de Inmigración y Aduanas, Lauren Mack.

El ejército mexicano entró en el túnel el miércoles, afirmó Mack. No se hallaron drogas ni se efectuaron arrestos.

Apenas el sábado se halló un túnel completo de 220 metros (240 yardas) en un local vacío de una plaza comercial en la ciudad de San Luis, cerca de Yuma, Arizona. Presentaba un nivel de complejidad que no suele ser asociado con otros túneles rudimentarios de tráfico de drogas que por lo general se conectan con el sistema de alcantarilla pluvial del estado.

"Cuando uno ve lo que hay ahí y la forma en que lo diseñaron, sabe que no es algo que un excavador promedio pueda hacer", dijo Douglas Coleman, agente especial a cargo de la división en Phoenix del Departamento Estadounidense Antidrogas. "Uno necesitaría a alguien con ciertos conocimientos de ingeniería para hacer algo como esto".

El túnel fue descubierto luego que oficiales de la policía del estado detuvieron a un hombre que transportaba 39 libras de metanfetaminas en su vehículo y mencionó la plaza comercial.

Coleman dijo que los investigadores aún no pueden asegurar si el túnel, cuya construcción se calcula en 1,5 millones de dólares, era operado por el cártel de Sinaloa. Aun así, las autoridades sospechan de la participación del cártel debido a que éste controla las rutas de tráfico de drogas hacia Arizona.

"Otro cártel no iba a invadir en esa área e invertir ese tipo de dinero en territorio del cártel de Sinaloa", dijo Coleman. "Nadie va a construir este túnel sin un liderazgo importante en un cártel que sepa cómo funcionan las cosas".

A medida que las autoridades estadounidenses han intensificado la vigilancia terrestre, los túneles han pasado a ser el medio más frecuente para introducir enormes cargas de marihuana. Más de 70 pasajes se han hallado en la frontera desde octubre del 2008, sobrepasando la cifra de los seis años anteriores.

Los allanamientos en noviembre de dos túneles entre Tijuana y San Diego permitieron confiscar 52 toneladas de marihuana a ambos lados de la frontera. A principios de diciembre del 2009, las autoridades hallaron un túnel incompleto que recorría 275 metros (casi 900 pies) entre Tijuana y San Diego, con un elevador en la entrada mexicana.

Excavar un túnel requiere de seis meses a un año, dicen las autoridades.