Diez generales de las fuerzas armadas paraguayas nombrados por el anterior presidente Fernando Lugo fueron pasados a retiro.

Entre los jubilados se encuentran los generales Adalberto Garcete y Angel Vallovera y el vicealmirante Juan Carlos Benítez, quienes son investigados por la fiscal Stella Marys Cano por participar en una reunión supuestamente política el 22 de junio con el canciller venezolano Nicolás Maduro cuando el Senado se disponía a destituir a Lugo en un juicio político.

Así lo informó a The Associated Press el coronel Luis González, vocero militar.

"Estos generales pasados a retiro cumplieron el tiempo máximo de treinta años en la carrera militar, por tanto por ley necesariamente deben pasar al cuadro de inactivos", explicó González.

Agregó que, eventualmente, "aun teniendo treinta años de servicio podían haber seguido activos si ejercían algún cargo pero como el presidente (Federico) Franco en su carácter de comandante en jefe de las fuerzas armadas los relevó la semana pasada, se acogieron a los beneficios del retiro, hecho que en el campo civil se equipara a la jubilación".

Dos generales que ya cumplieron los 30 años en la milicia pero permanecen en sus cargos son Benicio Melgarejo y Miguel Christ, comandantes de las fuerzas militares y de la aviación respectivamente.