Palmeiras empató 1-1 con Coritiba el miércoles, para ganar la Copa de Brasil por marcador agregado de 3-1, y convertirse en el equipo más exitoso del fútbol brasileño.

El equipo dirigido por Luiz Felipe Scolari había ganado el partido de ida 2-0 la semana pasada en Sao Paulo, y se habría llevado el centro incluso si perdía 1-0 en Curitiba.

Coritiba abrió la pizarra con un tiro libre de Ayrton a los 16 minutos, pero el artillero Betinho igualó las acciones apenas cuatro minutos más tarde, con un remate de cabeza, para sellar el título de Palmeiras, que se fue invicto.

Fue el primer trofeo importante para el equipo desde que ganó la Copa Libertadores en 1999. Fue además su 10 título nacional. Ha ganado además ocho títulos nacionales de liga y el centro de la Copa de Brasil en 1998.