El presidente de Uruguay, José Mujica, condicionó la legalización de la venta de marihuana que impulsa su Gobierno a que la iniciativa tenga el apoyo de la mayoría de los uruguayos, informaron hoy fuentes oficiales.

Al hacer referencia al proyecto de ley que actualmente elabora su Administración, el jefe de Estado, en declaraciones a periodistas en el departamento de Soriano, dijo que "si el 60 % del país no nos respalda nos vamos al mazo (renunciamos a él)", señaló la página de la Presidencia uruguaya.

Mujica agregó que "el objetivo" de su Administración es que "el país entero discuta de manera amplia y profunda", sobre la iniciativa.

El pasado 20 de junio el Gobierno uruguayo anunció su voluntad de legalizar la venta de marihuana como forma de combatir el narcotráfico.

Según cifras oficiales, en Uruguay hay unos 150.000 consumidores de marihuana, por lo general jóvenes, y algunos de ellos se vuelcan luego a la pasta base de cocaína, mucho más adictiva y a la que se señala como responsable del incremento de la violencia delictiva.

El Gobierno pretende además hacer un control de los consumidores de marihuana e internar en centros de recuperación a quienes presenten signos conflictivos.

En Uruguay el consumo de marihuana no está penado, pero sí su producción y comercialización.

La iniciativa de la legalización de la venta de la marihuana generó polémica incluso en la interna del Gobierno y de la oficialista coalición de izquierda Frente Amplio (FA).

Entre quienes se oponen a la medida se encuentra el viceministro del Interior, Jorge Vázquez, exdirector de la Junta Nacional de Drogas y hermano del expresidente uruguayo Tabaré Vázquez (2005-2010) y posible candidato a la presidencia del FA en las elecciones de 2014.