Nueve reclutas de policía murieron tras un ataque perpetrado hoy por un grupo de pistoleros contra el inmueble en el que se alojaban de la ciudad de Lahore, en el este de Pakistán, informó a Efe una fuente policial.

"Al menos cuatro personas entraron en el edificio hacia las 06.00 hora local (01.00 GMT) y abrieron fuego contra los reclutas, que estaban durmiendo o se preparaban para las plegarias de la mañana", dijo un responsable local de Policía, Farhan Alí.

En el tiroteo resultaron heridos "al menos seis o siete agentes más", según Alí, que agregó que los agentes fallecidos pertenecían al cuerpo de policía de prisiones.

Los atacantes consiguieron huir en un vehículo y a media mañana no se había producido ningún arresto policial ni había habido reivindicación alguna del ataque.

Este es el segundo incidente de esta naturaleza que se produce esta semana en el norte de la provincia del Punyab, la más poblada del país y una de las menos expuestas a la violencia imperante en el país.

El pasado lunes, siete soldados y un policía murieron tras ser tiroteados por un grupo de desconocidos en la localidad de Wazirabad, unos 150 kilómetros al norte de Lahore.

Los muertos formaban parte de un equipo de rescate que busca el cuerpo de un piloto militar cuyo aparato se estrelló en el río Chenab el pasado mayo, y fueron atacados por sorpresa por un grupo de desconocidos poco después del amanecer.

Los ataques contra las fuerzas de seguridad en Pakistán son habituales sobre todo en las zonas occidentales del país, cercanas a la conflictiva frontera con Afganistán, pero lo son menos en las provincias de Sindh (sur) y el Punyab.