Un camión que transportaba combustible explotó el jueves en Nigeria tras salirse de la carretera y caer a una zanja, lo que provocó la muerte de al menos 95 personas que habían acudido al lugar para recoger la gasolina que se derramaba, dijo un funcionario.

Al menos otras 50 personas resultaron heridas en el incidente en la sureña región petrolera del delta del río Níger, dijo la portavoz del estado de Rivers, Ibim Semenitari.

El camión cisterna intentaba evitar una colisión de frente con autobuses cuando se precipitó a una cuneta hacia las 7 de la mañana, dijo el portavoz de la policía del mismo estado, Ben Ugwuegbulam. Después se volcó en los arbustos y el combustible se derramó.

Entonces la gente se arremolinó en la escena para recogerlo.

Yushau Shuaib, portavoz de la agencia de manejo de emergencias del país africano, dijo que las 95 personas murieron en la subsiguiente explosión.

A pesar de ser considerada desde hace décadas como una región productora de petróleo, la mayoría de las personas que viven en el delta siguen siendo pobres y en su mayoría no tienen acceso a atención médica, educación ni trabajo. En varias ocasiones la rabia por la situación ha impulsado a los jóvenes a atacar a las empresas petroleras extranjeras instaladas allí y robar el crudo de los oleoductos.

El accidente del camión se produjo cerca de la ciudad de Okogbe en el delta del Níger, una región de pantanos, manglares y arroyos.

No se dio a conocer de inmediato la causa, pero los choques mortales son comunes en Nigeria, donde las carreteras construidas hace décadas suelen estar salpicadas de baches y los conductores con frecuencia violan las leyes de tránsito. Adicionalmente, la corrupción a menudo retrasa los proyectos de mantenimiento de caminos.

Un fotógrafo que se encontraba en el lugar dijo que el accidente ocurrió en una autopista principal que se está ampliando. Los trabajadores de la construcción aún no habían llegado al punto donde ocurrió el percance, que todavía es una vía de un sólo carril, lo que obliga a los vehículos que vienen en direcciones opuestas a negociar el paso.

"Esto cuenta una historia trágica sobre el estado de la infraestructura nacional y la pobreza de la gente", dijo el activista ambiental Nnimmo Bassey.