Estados Unidos deportó hoy a 250 hondureños, con lo que la cifra de deportados por las autoridades estadounidenses y mexicanas en lo que va de año llegó a 32.381, informaron hoy fuentes oficiales.

La directora del Centro de Atención al Migrante (no gubernamental), Valdette Willeman, dijo a Efe que hoy llegaron a San Pedro Sula, norte de Honduras, 250 deportados en dos aviones del Servicio de Inmigración de los Estados Unidos donde, según las autoridades del país centroamericano, viven más de un millón de hondureños, entre residentes legales e indocumentados.

De los deportados este jueves, 240 son hombres y diez mujeres, indicó Willeman, quien además anunció que mañana llegará a Tegucigalpa un avión con otros 65 indocumentados.

Según Willeman, EE.UU. ha deportado unos 16.676 indocumentados, de los que 15.325 son hombres, 1.168 mujeres y 183 menores de edad.

México ha deportado unos 15.705 hondureños en lo que va de este año, según cifras de la Dirección de Migración y Extranjería.

Del total de deportados de México, 13.377 son hombres, 1.566 mujeres, y 762 menores de edad, de los que 608 son varones y 154 féminas.

Unos 3.500 centroamericanos que están varados en el estado mexicano de Veracruz debido al descarrilamiento de un tren y la caída del puente Cujuliapan, desde el pasado 17 de junio, reciben "asistencia humanitaria" de parte de autoridades de El Salvador, Honduras, Guatemala y México, según la Cancillería salvadoreña.

El cónsul de Honduras en Veracruz, Raúl Morazán, pidió hoy a los hondureños indocumentados que están varados en ese estado que desistan de continuar el viaje hacia EE.UU. hasta que "la situación mejore".

Los hondureños que viven en Estados Unidos anualmente envían más de 2.500 millones de dólares en remesas familiares, según cifras oficiales.

En 2011 EE.UU. deportó 22.448 hondureños indocumentados, mientras que México unos 18.279, de acuerdo a cifras de Migración y Extranjería y el Centro de Atención al Migrante en Tegucigalpa.

Según organismos de derechos humanos, unos 100 hondureños salen a diario hacia Estados Unidos pagando a traficantes de personas grandes cantidades de dinero.