Las fuertes lluvias que azotan la isla japonesa de Kyushu (sur) provocaron hoy la muerte de 8 personas y la desaparición de otras 20, mientras las autoridades mantienen evacuadas a más de 20.000 personas en la región, informó la televisión NHK.

Las precipitaciones han azotado especialmente a la provincia de Kumamoto, donde 7 personas han perdido la vida y otras 19 están desaparecidas por los desprendimientos.

En la vecina provincia de Oita, un hombre falleció al ser arrastrado por las aguas crecidas de un río y otro permanece desaparecido.

Ante la fuerza de las lluvias, las autoridades han evacuado a más de 20.000 personas en ambas provincias, al tiempo que los equipos de emergencia han tenido que emplear helicópteros para rescatar a los que han quedado atrapados en zonas anegadas por las crecidas de ríos y canales, detalló NHK.

Las lluvias en esas dos provincias han alcanzado una intensidad "sin precedentes", según la Agencia Meteorológica de Japón, que ha detallado que algunas ciudades acumularon hasta 500 milímetros de agua en apenas 12 horas.

Las lluvias se han debilitado en las últimas horas, aunque la agencia meteorológica mantiene la alerta máxima en 9 provincias del centro y sur del país y ha advertido de la llegada de un nuevo frente tormentoso a Kyushu mañana, el cual prevé que deje 200 milímetros de precipitaciones en la isla.

En zonas del centro y norte del país se prevén para mañana entre 100 y 150 milímetros de precipitaciones.