El inicio de la racha de triunfos de Dani Pedrosa (Honda RC 213 V), renovado por otros dos años, unido al recuperado liderato de Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) y a las ganas de Casey Stoner (Honda RC 213 V) por resarcirse de su caída en Alemania hacen prever un Gran Premio de Italia, este fin de semana en el circuito de Mugello, de lo más interesante.

A todos esos "condimentos" habrá que añadir la sola presencia del ídolo local, Valentino Rossi (Ducati Desmosedici), quien en Mugello tiene un "halo" especial, aunque técnicamente su moto no le acompañe en lo más mínimo, aunque seguro que se sentirá impresionado por el homenaje que hay previsto realizarle a su gran amigo fallecido, Marco Simoncelli.

Además de dos gradas decoradas con los colores y las referencias de Marco Simoncelli, el fabricante japonés Honda, para el que corría "Super Sic", le va a hacer entrega a su padre Paolo, de la Honda RC 212 V que pilotaba el joven fallecido, además de una Honda CBR 1000 RR de serie para que sea subastada y lo recaudado vaya a las arcas de la fundación creada con el nombre del piloto.

Será un fin de semana emotivo pero también de lo más disputado pues apenas veinte puntos separan a los tres primeros clasificados y todos ellos van a tener en mente un objetivo, ganar en un circuito que es muy del agrado de todos ellos y que a sus especiales características técnicas suma una de las rectas más largas del campeonato y una velocidad media verdaderamente espectacular.

El español Dani Pedrosa llega a Mugello con la satisfacción de haber logrado en Sachsenring (Alemania) su primera victoria de la temporada, una campaña en la que sin haber logrado el triunfo hasta ese momento era el piloto más regular al haber puntuado en todas la carreras, algo que no han hecho ni Jorge Lorenzo (Holanda), ni Casey Stoner (Alemania).

Aún con todo, en el caso de Lorenzo y Stoner seguro que se quieren resarcir en alguna medida de esos errores con una nueva victoria a su palmarés deportivo, que en el caso del español asciende a cuatro en lo que va de año y para el australiano suma tres, pero todos ellos con el claro objetivo de hacer un poco más fácil su camino hacia el título mundial de 2012.

En el caso de Valentino Rossi el primer gran premio de casa siempre tiene un "sabor" especial, aunque será complicado que el nueve veces campeón del mundo pueda sacar más de lo que ahora mismo tiene con la Ducati Desmosedici, aunque seguro que en Mugello se vive un episodio más sobre la resolución de su futuro.

El fabricante de automóviles Audi, nuevo propietario de la marca Ducati quiere mantenerlo en su proyecto, pero Rossi tiene claro que el dinero no lo es todo y que lo que quiere es una moto ganadora y, por ahora, así está la situación..., aunque Mugello es el escenario habitual de prueba de Ducati y, por tanto, un trazado que se conocen a la perfección, por lo que no sería desdeñable la sorpresa.

Tras los líderes de los equipos oficiales vuelve a destacar, en este caso también por su condición de local, el italiano Andrea Dovizioso, cuarto del mundial sobre una Yamaha YZR M 1 satélite, en teoría menos eficaz que las oficiales, que seguro que en Mugello cuenta con un "extra" añadido por ese motivo, si bien hay que reconocer que "Dovi" está cuajando una excepcional temporada, en la que ya ha pisado en tres ocasiones el podio, lo que ya de por sí es un excelente inicio de campeonato.

El estadounidense Ben Spies es otro de los pilotos que debiera "espabilar", su temporada no está siendo, ni mucho menos, la que se espera de un piloto oficial como es él de Yamaha y aunque todo parece apuntar a que renovará con el fabricante nipón, seguro que a éste no le importaría en lo más mínimo que pise el podio, algo que todavía no ha hecho en lo que va de campeonato.

Por delante de él hay unos cuantos pilotos que, se supone que con inferior moto, han conseguido mejores resultados, como es el caso del británico Cal Crutchlow (Yamaha YZR M 1), piloto siempre a tener en cuenta y que el próximo año podría ser oficial de Ducati, el alemán Stefan Bradl o el español Álvaro Bautista, ambos sobre sendas Honda RC 213 V.

En la categoría CRT (Claiming Rules Team) continúa una carrera más la lucha por el liderato entre los pilotos de la escudería Power Electronics, el francés Randy de Puniet y el español Aleix Espargaró, que ahora se encuentran separados por un solo punto.

Quien debiera ser su gran rival, el veterano estadounidense Colin Edwards al manillar de la Suter BMW parece haber quedado relegado a su segundo plano, en tanto que quien a priori no contaba en esas cábalas, el italiano Michelle Pirro, ha logrado poner bastante al día su motor Honda con chasis de FTR.