El fiscal en el juicio por racismo contra John Terry dijo que el jugador que acusó al capitán del Chelsea no tiene la "motivación o el ingenio" para inventar las acusaciones.

En el cierre de sus argumentos el jueves, Duncan Penny dijo que el capitán del Chelsea había exhibido un "patrón de conducta" durante el partido de octubre por la liga Premier en el que insultó al jugador de Queens Park Rangers, Anton Ferdinand.

Penny alega que Terry estaba "arremetiendo" contra Ferdinand luego de ser provocado por su supuesta relación extramarital con la entonces ex novia de su compañero en la selección inglesa, Wayne Bridge.

Terry niega el cargo y dice que utilizó la frase de forma sarcástica para contestar a la obscenidad que supuestamente Ferdinand lo estaba acusando de decir.

Pero la fiscalía dice que esa defensa es inverosímil, señalando que Terry agregó otro insulto al comienzo de su respuesta.

Los fiscales le pidieron al magistrado Howard Riddle que considere qué podría motivar a Ferdinand a ser "temerario" e inventar la acusación.

"Es muy improbable que el señor Ferdinand, en la pasión del momento, con cinco minutos por jugar (en el partido)... haya tenido la motivación o el ingenio para inventar la acusación", expuso Penny.

Riddle indicó que tendrá un veredicto el viernes.

Ferdinand inicialmente quería que las autoridades del fútbol lidiaran con el caso y no quería reportar el incidente a la policía. El caso judicial fue provocado por una denuncia de un policía franco de servicio.

"¿Qué tenía que ganar Anton Ferdinand? Este caso podría seguirlo por el resto de su carrera", dijo Penny, en el cuarto día del juicio. "El dejó en claro que no quería estar aquí (en corte), al igual que el señor (Ashley) Cole", señaló el fiscal.

Terry perdió en febrero la capitanía de la selección inglesa cuando su caso fue pospuesto hasta después de la Eurocopa, lo que provocó la renuncia del técnico Fabio Capello.

La defensa utilizó sus argumentos de cierre para describir a Ferdinand como "incongruente y poco confiable" en su relato de las palabras y sucesos de ese día.

"Este no es un caso sobre racismo. La fiscalía reconoció en su contrainterrogatorio que él (Terry) no es racista", dijo el abogado George Carter-Stephenson.

Terry encara una multa máxima de 3.900 dólares si se convierte en el primer futbolista en Inglaterra que es hallado culpable de racismo durante un partido.

___

Rob Harris está en Twitter como http://twitter.com/RobHarris