El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre) de Argentina designó hoy un veedor para Edesur para garantizar la prestación del servicio de distribución de energía, después de que la empresa dejara de pagar al Gobierno y solicitara un préstamo para evitar la quiebra.

El Ministerio de Planificación Federal informó en un comunicado que el veedor designado, Luis Barletta, "fiscalizará y controlará todos los actos de administración" de la distribuidora eléctrica durante "45 días prorrogables".

Edesur, que pertenece a la italiana Enel y brinda el servicio de energía a la mayor parte de Buenos Aires, confía en obtener un crédito de 214 millones de pesos (unos 47 millones de dólares) de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa).

Cammesa, una empresa mixta controlada por el Estado en la que están representadas las generadoras de energía, las transportistas, las distribuidoras y los grandes usuarios eléctricos, decidirá el próximo miércoles si financia la deuda de Edesur que ha desencadenado la inspección estatal.

"Esa falta de pago por parte de la distribuidora, así como la falta de voluntad en percibir el cobro de las acreencias a su favor por servicios que presta a sus usuarios, demuestra que la empresa no solo incumple con sus deudas comerciales sino que contraviene con las responsabilidades propias asumidas en el contrato de concesión y en el marco regulatorio que le es aplicable, poniendo en grave riesgo la prestación del servicio público a su cargo", señala la resolución el Enre.

El texto explica que es necesario "adoptar acciones correctivas ante los incumplimientos reseñados, y ejercitar la totalidad de las competencias asignadas legalmente para hacer efectivas las obligaciones asumidas por la empresa concesionaria toda vez que se encuentra comprometido el interés común y el bienestar general".

Edesur ha denunciado que sus pérdidas se deben a la política oficial de mantener congeladas las tarifas al público mientras aumentan los costes de mantenimiento y los salarios.