El Banco Central argentino prohibió el uso de dinero en efectivo para la compra de divisas destinadas a viajes al exterior, operación que deberá hacerse con cheques, mediante una cuenta bancaria o por transferencias, informó hoy la prensa local.

La disposición, distribuida entre los operadores cambiarios locales, está enmarcada en las restricciones que lleva adelante el Gobierno argentino para la adquisición de dólares, vigentes desde finales del año pasado.

"A partir del día de la fecha y por modificaciones normativas, las operaciones de venta de billetes y cheques de viajeros a residentes sólo podrán cobrarse a través de débito en la cuenta del cliente, cheque del mismo o proveniente de una transferencia desde su cuenta en otra entidad bancaria", reza la comunicación recibida por los operadores, divulgada por el diario bonaerense La Nación.

El Gobierno busca así "bancarizar" las operaciones cambiarias, en una medida que despertó críticas entre las agencias de cambio, que suelen manejarse en efectivo.

El Banco Central suspendió la semana pasada la compra de divisas extranjeras destinadas al ahorro personal, lo que afecta de forma especial a las operaciones con dólares, la moneda más utilizada por los argentinos después del peso.

La entidad aclaró que seguirán vigentes los permisos de adquisición de dólares para turismo, importaciones, compra de inmuebles, material rodante, aviones, barcos o equipamiento científico.

El Gobierno de Cristina Fernández estableció las primeras restricciones cambiarias a finales de 2011 y ha ido endureciendo las medidas a lo largo de este año, lo que impulsó el crecimiento del mercado paralelo de compraventa de la divisa estadounidense a un precio muy superior al cambio oficial.

El billete verde se vende en bancos y casas de cambio autorizadas a 4,55 pesos, mientras que la cotización en el mercado informal roza los 6 pesos.

La mandataria pesificó este miércoles los 3.000.000 de dólares que tenía en una cuenta a plazo fijo en una entidad privada y los depositó en el Banco Nación como parte de su política de incentivar el uso de la moneda nacional.