Sin irse por las ramas, Sebastian Coe planteó un pronóstico sobre los tres primeros lugares en el cuadro de medallas de los Juegos Olímpicos de Londres: China primero, Estados Unidos segundo y Rusia tercero.

El vaticinio del jefe del comité organizador de las justas no pasó inadvertido para los dirigentes del olimpismo estadounidense.

Larry Probst, el presidente del Comité Olímpico de Estados Unidos, señaló que le había dado un "jalón de orejas" a Coe por decir que los chinos eclipsarán a los norteamericanos tanto en la conquista de medallas de oro como en el acumulado de podios.

"Tengo fe de que vamos a demostrarle de que se equivocó", declaró Probst al comparecer en la tradicional cumbre con los medios de prensa estadounidenses previo a los Juegos.

Pero los patrones recientes avalan los cálculos de Coe: China es la primera potencia deportiva.

Hace cuatro años, empujados por su condición de anfitriones en Beijing, China superó a Estados Unidos en el reparto de preseas doradas, 51 contra 36.

Por cuarta edición consecutiva, Estados Unidos sacó pecho en el apartado global al incluirse las medallas de plata y bronce al totalizar 110, 10 más que China.

"Para mí, esto será China, Estados Unidos y luego Rusia", dijo Coe en una entrevista reciente con The Associated Press. "Y China será la primera en todo".

Coe no es el único que ha formulado tal orden.

Luciano Barra, el dirigente olímpico italiano que es un experto en vaticinar los podios, también ha puesto a China al frente del cuadro de medallas.

Según Barra, los chinos se alzarán con 103 preseas, de las cuales 43 serán doradas. Estados Unidos conseguirá 82 en total con 35 de oro. Rusia, según apunta, será tercero con 76 y 30.

Los estadounidenses afrontan un verdadero desafío.

Por un lado destacan la ventaja que China tiene para sumar victorias en una diversa gama de disciplinas, como clavados, esgrima, gimnasia, tiro y los deportes de combate.

El fuerte de Estados Unidos se encuentra en atletismo, natación y gimnasia, pero otros países pugnan para restarle el monopolio. Jamaica le hace sombra en cuanto a los velocistas y Kenia domina en las pruebas de fondo. Michael Phelps, Ryan Lochte y compañía constituyen un temible equipo de natación, pero Australia es capaz de responderle con James Magnussen y Stephanie Rice.

Además, el local Gran Bretaña, Alemania, Francia y Brasil tienen la capacidad para terciar en varios frentes como ciclismo, natación y canotaje. Tampoco se pueden menospreciar el crecimiento de países con menos recursos.

Por supuesto, en Estados Unidos sobresalen sus potentes equipos de basquetbol en ambas ramas, incluyendo el conformado por los súper astros de la NBA. El de fútbol femenino busca su tercer título seguido.

Y también lleva una delegación cargada de deportistas de origen hispano, algunos señalados como favoritos en sus disciplinas. Los hermanos Steven y Diana López — de padres nicaragüenses — tratan de repetir podios en el taekwondo, mientras que Danell Leyva (Cuba) y John Orozco (Puerto Rico) son las principales figuras del equipo de gimnasia masculina.

En un hito, llevan más mujeres (269) que hombres (261).

Estados Unidos cuenta con 76 campeones olímpicos, y sus deportistas competirán en 246 de las 302 pruebas por medallas.

"No les puede decir la cantidad de medallas que conseguiremos, pero tenemos a un grupo de atletas que se prepara para competir al máximo nivel", declaró Alan Ashley, el director de rendimiento del Comité Olímpico Estadounidense. "Llevamos al equipo mejor preparado en lo posible, intentaremos ser los primeros del cuadro de medallas".