La secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, dijo hoy que las políticas de inmigración suponen "un reto" para todos los estados y reiteró el objetivo de facilitar la entrada de ciudadanos brasileños en su país, aunque rehusó mencionar un plazo para la eliminación de visados.

Napolitano, quien hoy compareció ante empresarios y medios de comunicación en la Cámara Americana de Comercio (Amcham) en Sao Paulo, destacó los "fuertes lazos" que unen a su país con Brasil y añadió que esas relaciones "sólo pueden ser más fuertes".

La funcionaria se refirió al compromiso anunciado este miércoles por ambos gobiernos de crear un grupo técnico para avanzar en un proceso que lleve a incluir a Brasil en el futuro en el programa "Visa Waiver", que elimina la exigencia de visado y del que en la actualidad disfrutan 36 países.

Napolitano dijo que los requisitos para formar parte del programa "están instituidos", por lo que no dependen de negociaciones, y añadió que Brasil está "haciendo progresos significativos", aunque rechazó decir cuando los brasileños podrían tener ese beneficio.

Asimismo, dijo que su departamento está dando especial prioridad, entre otros ámbitos, a la seguridad en la aviación y a la lucha contra los ataques cibernéticos, sin que suponga una limitación a la transmisión de información.

Mientras, la responsable de relaciones gubernamentales de Amcham, Michelle Tchernobilski, dijo que una eliminación de los visados para la entrada en territorio estadounidense no solo supondría ventajas en el turismo, sino también contribuirá a facilitar los negocios y el trabajo de delegaciones comerciales.

Napolitano concluye hoy su visita a Brasil, tras haberse reunido este miércoles con el ministro brasileño de Exteriores, Antonio Patriota.

Desde Sao Paulo, la secretaria viajará hacia Santo Domingo y el viernes se desplazará a Puerto Rico, visitas en las que pasará revista a los asuntos relacionados con la seguridad y la cooperación bilateral.