El crecimiento económico de China registró en el segundo trimestre de 2012 su tasa más baja en tres años ante el debilitamiento de las exportaciones y del gasto del consumidor.

Las cifras dadas a conocer el viernes muestran que la segunda economía del mundo creció 7,6% en los tres meses que culminaron en junio, por debajo del 8,1% del trimestre anterior. Es el menor crecimiento desde el primer trimestre de 2009, durante el peor momento de la crisis financiera global.

El crecimiento de las exportaciones ha disminuido constantemente en medio del debilitamiento de la demanda global. También se ha disminuido el gasto de los consumidores en China a pesar de las medidas gubernamentales de estímulo económico, entre éstas dos rebajas a las tasas de interés desde el inicio de junio.

El gobierno también ha impulsado la inversión de las industrias estatales e inyecta dinero a la economía mediante un aumento del gasto en la construcción de viviendas de bajo costo y otras obras públicas.

Los analistas prevén una recuperación del crecimiento económico en el segundo semestre, pero la desaceleración aumenta el peligro de la pérdida de empleos y exacerba las tensiones en un momento políticamente difícil para el gobernante partido Comunista.

Tras una década en el poder, el actual gobierno intenta infundir la calma en antelación al cambio de mando a autoridades más jóvenes conforme a lo previsto.

Las ventas minoristas aumentaron en junio 12,1% tras un ajuste por variación de precios, cifra menor al 13,8% de mayo, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas. El crecimiento en la producción de las fábricas se contrajo 9,5% en comparación con el 9,6% de mayo.

En un reflejo de las medidas del gobierno para estimular la economía con mayor inversión, el crecimiento del gasto en fábricas, bienes raíces y otros activos fijos se aceleró en junio a 23,2% en comparación con el 20,1% del mes anterior.