Brasil comenzará a probar el próximo sábado una tecnología que permite que los propietarios de teléfonos móviles y tabletas electrónicas accedan por banda ancha a páginas especiales de internet sin pagar por el servicio, anunció hoy el ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo Silva.

El costo de la conexión será financiado por el propietario de la página en internet a la que el usuario accede, inicialmente un órgano gubernamental que ofrece algún servicio público, aunque la tecnología será ofrecida a bancos y tiendas interesados en atraer clientes.

Se trata de la "banda ancha 0800", un servicio diseñado para funcionar como los teléfonos que reciben llamadas gratuitamente, que en Brasil comienzan por el número 0800.

El ministro de Comunicaciones, que encomendó el desarrollo de la respectiva tecnología, anunció que las pruebas serán iniciadas el sábado con la participación de 80 personas en el proyecto piloto y recibirán teléfonos móviles con capacidad para acceder a internet, pero que no están habilitados por la operadora para usar este servicio.

Las personas escogidas para realizar las pruebas podrán acceder a páginas de internet con un dominio específico y con la extensión ".0800.br", sin pagar nada por la conexión en banda ancha por telefonía móvil.

Esos sitios en la red estarán disponibles gratuitamente tanto para los propietarios de teléfonos móviles con contratos que permiten el acceso a la red mundial de computadores como para quienes no cuentan con ese servicio.

El acceso estará habilitado tanto para clientes convencionales de las telefónicas como para quienes tienen contratos prepago.

Las pruebas serán realizadas inicialmente en Brasilia con aparatos habilitados por las cuatro mayores operadoras de telefonía móvil del país, que igualmente participan en el proyecto.

Las páginas ya diseñadas para el acceso gratuito son de entidades públicas y ofrecen informaciones como oportunidades de trabajo, agenda cultural, horarios de autobuses, concursos públicos y noticias.

El período de pruebas se extenderá por quince días, tras lo cual será hecha una evaluación para determinar si el sistema requiere mejorías.

Según el Ministerio de Comunicaciones, el servicio será aprovechado inicialmente por los órganos gubernamentales para aumentar el acceso de la población a los servicios públicos, pero la expectativa es que bancos y tiendas que ofrecen ventas por internet también se interesen.

"Las más beneficiadas serán las personas de baja renta, pero la clase media, que realiza operaciones bancarias y hace compras por internet, también tendrá interés", afirmó el ministro Silva en la ceremonia de presentación de la tecnología.

"Se trata de una forma de mejorar la atención y de dar más opciones a quienes demandan los servicios", agregó.