El expresidente del Gobierno José María Aznar dijo hoy que España tiene por delante años largos y difíciles antes de superar la profunda crisis económica que sufre el país, durante un discurso pronunciado en la capital de Puerto Rico.

"Pero saldremos adelante", aseguró Aznar sobre el futuro de España, en la conferencia "Todos hacemos el cambio" que dio en La Casa de España de San Juan, invitado por El Partido Popular de España en Puerto Rico.

Aznar propuso para salir de la crisis "hacer una economía más flexible" y reformar el estado de bienestar, aunque sobre este último punto no dio detalles.

"Las cosas en España no van bien", indicó Aznar, que aseguró que el esfuerzo de muchas generaciones fue dilapidado durante los últimos 8 años de gobierno del Partido Socialista.

"Se destruyó la prosperidad creada en décadas", destacó sobre las dos legislaturas socialistas, después de pedir que se apoye al Ejecutivo de Mariano Rajoy.

El expresidente dijo confiar en España y en que el país salga adelante, aunque, aclaró, "no sin un gran sacrificio".

Aznar insistió en que tras su salida de La Moncloa llegó "una catástrofe en términos políticos" que provocó la situación actual, lo que obliga ahora, según sus palabras, a una recomposición de España.

El exjefe del Ejecutivo lamentó también la pérdida de reputación de su país en el mundo y abogó por "recuperar la sólida posición internacional de España".

"Construir confianza es difícil y destruirla muy fácil", subrayó Aznar sobre la a su juicio mala gestión del Gobierno del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en relación a la política internacional de España durante 8 años.

Aznar señaló sobre su visita a Puerto Rico que mantuvo hoy una entrevista provechosa con el gobernador, Luis Fortuño, cuya formación, el Partido Nuevo Progresista (PNP), aboga por la anexión de la isla caribeña a Estados Unidos.

Recordó además que tuvo como alumno a un hijo de Fortuño en uno de sus cursos como profesor asociado de la Universidad de Georgetown de Estados Unidos.

Aznar destacó los lazos culturales que unen a España y Puerto Rico, gracias, dijo, a una lengua y cultura común, además de sentirse encantado de haber visitado una vez más las históricas calles del Viejo San Juan de la capital puertorriqueña.