Los precios de las acciones cerraron el miércoles con pérdidas en la Bolsa de Valores de Nueva York por quinto día consecutivo, ya que la inquietud por el lento crecimiento económico lastró los mercados.

El índice Dow Jones bajó 48,59 puntos y se ubicó en 12.604,53 unidades, luego de que lo que las minutas de una reunión de la Fed mostraron que hay preocupaciones sobre la economía de Estados Unidos.

Por su parte, el índice Standard & Poor's 500 retrocedió 0,02% y quedó en 1.341,45 enteros y el tecnológico Nasdaq perdió 14,35 unidades y terminó en 2.887,98.

En las minutas de su más reciente reunión difundidas el miércoles, las autoridades de la Reserva Federal dijeron haber advertido diversas amenazas para la economía de Estados Unidos, entre éstas la desaceleración en China y próximas constricciones presupuestarias en Washington.

La Fed tampoco dio indicios de que considere adoptar nuevas medidas para estimular la economía estadounidense.

Los inversionistas bursátiles recibieron mal esta postura al principio, pero la tomaron con calma al final de la jornada. El Dow Jones había bajado 118 puntos poco después de la difusión de las minutas de la Fed alrededor de las dos de la tarde EDT (1800 GMT).

Gracias a la recuperación en la última hora, el descenso fue de apenas 48 puntos cuando sonó la campana del cierre, poca diferencia a donde estaba antes.

Según las autoridades de la Fed, la economía podría tener dificultades si el Congreso no impide alzas de impuestos y reducciones generales al gasto programadas para fin de año. También expresaron preocupación de que la crisis por la deuda en Europa y la desaceleración del crecimiento en China tengan sus secuelas en Estados Unidos.

Sin embargo, fue precisamente lo que la Fed no dijo lo que frustró el alza en el mercado accionario, dijo Steven Ricciuto, economista en jefe de la firma Mizuho Securities USA.

Según el experto, muchos agentes de bolsa tenían la expectativa de que la Fed estaría dispuesta a considerar una nueva compra de bonos para impulsar la economía.

"No vieron lo que querían ver", señaló Ricchiuto.

La jornada fue la quinta consecutiva de pérdidas para el Dow y el S&P. Esta es la peor racha para ambos índices desde una que duró seis días hasta el 18 de mayo.

Los inversionistas no se sienten muy animados para comprar acciones debido a que continúa en Europa la elaboración de los detalles de un rescate para la banca española y persiste la lentitud del crecimiento de la economía de Estados Unidos.

"En resumen, no hay muchos inversionistas que quieran arriesgar su dinero en este mercado", opinó Jeff Kleintop, estratega de mercado de LPL Financial. "No hay nada de lo que estar emocionado".

Las acciones con ganancia superaron marginalmente a las que perdieron en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue ligero, con 3.300 millones de títulos.

En Europa, donde el tema central son las dificultades por la deuda de España, las bolsas tuvieron resultados mixtos. El índice FTSE de Gran Bretaña cerró sin variación en 5.664,48 puntos. El CAC-40 de Francia bajó 0,57% y quedó en 3.157,25 unidades, mientras que el DAX de Alemania ganó 0,24% y terminó en 6.453,85 puntos.

En Asia, el índice Nikkei 225 de Japón retrocedió 0,1% y cerró en 8.851 unidades, y el Hang Seng de Hong Kong avanzó 0,1% y se ubicó en 19.419,87.

El Kospi sudcoreano bajó 0,2% a 1.826,39 puntos. En Australia, el S&P/ASX 200 descendió marginalmente a 4.096,50 unidades, y en Shanghai, el principal índice ganó 0,5%, y terminó en 2.175,38 puntos.

El precio del petróleo aumentó 1,90 dólares a 85,81 dólares por barril, ante el reporte de que los suministros de crudo disminuyeron por segunda semana consecutiva, señal de que la demanda por energía parece estar aumentando.

Las acciones de las empresas energéticas fueron las que más subieron de los 10 sectores del índice Standard & Poor's 500, con un alza de 1,4%. Chevron ganó 97 centavos a 104,85 dólares y Exxon Mobil subió 1,27 dólares a 84,38 dólares.