Un ciudadano estadounidense de 62 años identificado como Howard Thomas Mills murió hoy apuñalado por un perturbado en el centro de Pekín, a escasos metros de la Plaza de Tiananmen, informaron hoy las autoridades policiales de la capital china.

Mills, que llevaba ocho días en China, fue apuñalado a las 15:20 hora local (7:20 GMT) en la calle Qudeng, junto a la turística zona de Qianmen, por An Libo, un hombre de 35 años que según la policía padece trastornos mentales y tenía historial de robos con arma blanca en Shanghái.

El ataque recuerda a otro sufrido por un visitante estadounidense hace cuatro años, cuando un hombre de 47 años llamado Tang Yongming apuñaló hasta la muerte a Todd Bachman, suegro del seleccionador de voleibol norteamericano que esos días competía en los JJOO de Pekín.

Además, el suceso de este miércoles se produce en un momento de tensión en torno a los extranjeros que viven en China, después de que se publicaran en meses pasados varias noticias de visitantes foráneos cometiendo delitos o actuando de forma abusiva durante su estancia en China.

Igualmente coincide con el inicio de una campaña policial en Pekín contra los extranjeros que residen de forma "ilegal" (por ejemplo, aquellos que poseen visado de negocios sin trabajar), e incluso reformas legales que han endurecido las condiciones de las visas para los residentes foráneos en China.