Al menos una persona murió y 18 resultaron heridas hoy al explotar una motocicleta bomba al paso de un autobús con funcionarios a las afueras de Karachi, en el sur de Pakistán, informó una fuente policial al canal de televisión Geo.

El atentado, que afectó sobre todo a miembros de la agencia espacial paquistaní, tuvo lugar en un área próxima a la frontera interna que divide la provincia de Sindh -cuya capital es Karachi- con la conflictiva región de Baluchistán.

"El autobús -en el que se encontraban a bordo los funcionarios paquistaníes de la agencia espacial- sufrió daños en el ataque, por lo que creemos que se trataba del principal objetivo", afirmó el superintendente de la policía local, Amir Faruqui.

La mayoría de los heridos fueron trasladados a dos hospitales de la zona, cuatro de ellos en estado muy grave.

La única víctima mortal falleció tras ser hospitalizada.

Capital financiera y segunda ciudad de Pakistán tras Islamabad, Karachi es también la localidad en la que se registra el más alto índice de criminalidad en el país.

A la violencia sectaria y étnica se suman mafias y bandas organizadas que controlan algunos barrios de la ciudad, donde decenas de personas son asesinadas semanalmente, en muchos casos en arreglos de cuentas que se encargan a asesinos a sueldo.