Las autoridades de Trinidad y Tobago dijeron el miércoles que lamentan si la maquinaria pesada usada en obras aplastó huevos y crías de tortugas laúd en una sección de una playa que estos animales en peligro de extinción usan como nidal.

En un comunicado, el gobierno enfatizó que la obra realizada el fin de semana para mover arena de la playa Grand Riviere era primordial para desviar el cauce de un río que amenazaba zonas más extensas de puesta de huevos.

El director de drenaje Shamshad Mohamed insistió en que el área donde se usaron excavadoras estaba anegada y que 80% de los huevos ya estaban destruidos. Afirmó que las autoridades "lamentan de verdad la matanza de estas magníficas criaturas marinas".

Pobladores locales dijeron que lograron rescatar a cientos de tortugas recién nacidas que fueron desenterradas por la maquinaria, pero que otras estaban heridas o fueron devoradas por aves y perros.

Grand Riviere es la playa de anidamiento de la tortuga laúd más densa del mundo.