Perú registró 247 conflictos sociales en junio pasado, informó hoy la Defensoría del Pueblo, que alertó que al menos cinco necesitan una solución urgente, como el que se presenta en la región norteña de Cajamarca contra el proyecto minero Conga.

El reporte mensual de conflictos sociales, elaborado por la Defensoría, detalló que 169 (68 %) están activos, lo implica movilizaciones, paros o protestas, y 78 son latentes, es decir que no han sido solucionados pero no se registran manifestaciones.

El informe también señala que en junio hubo 93 acciones colectivas de protesta.

Asimismo, la Defensoría reiteró que el 60 % de los conflictos responden a reclamos socioambientales, seguidos por problemas con el Gobierno central (8,5 %) y con los municipios en el país (8%).

Además de las protestas de las autoridades de Cajamarca contra el proyecto Conga, la Defensoría llamó la atención sobre el conflicto de la provincia de Espinar, en la región Cuzco, contra la minera suiza Xstrata, que explota el yacimiento de cobre Tintaya.

En el caso de Espinar, los pobladores demandan a Xtrata ampliar los aportes al desarrollo socioeconómico de su localidad y asumir compromisos ante posibles impactos ambientales, indicó la Defensoría.

Asimismo, reclamó atención urgente para el caso Cañariaco, en la región Lambayeque, donde las autoridades y pobladores de la comunidad campesina San Juan de Cañaris se oponen a las actividades de la minera Cañariaco Copper Perú debido al temor a posibles afectaciones ambientales y el incumplimiento de compromisos.

Igualmente, alertó sobre la situación de los mineros informales que han anunciado una paralización en varias zonas del país el próximo 16 de julio.

La Defensoría del Pueblo informó que en junio se resolvieron tres conflictos socioambientales en las regiones de Huancavelica, Cajamarca y Ayacucho que tenían que ver con demandas de las comunidades campesinas contra empresas mineras y proyectos de irrigación en sus jurisdicciones.