Varios centenares de pescadores artesanales bloquearon hoy una ruta de acceso a la localidad de Constitución, en el centro-sur de Chile, en la segunda jornada consecutiva de protesta contra una ley de pesca que se tramita en el Congreso y que a su juicio les perjudica.

Las movilizaciones arrancaron este martes en las ciudades de Valparaíso, Talcahuano, Ancud, Puerto Montt y San Vicente, entre otras, donde los pescadores instalaron barricadas y encendieron fogatas, lo que llevó a la intervención de la Policía.

Este miércoles fueron los pescadores de Constitución, a unos 370 kilómetros al sursuroeste de Santiago, quienes encendieron barricadas y bloquearon el acceso a esa localidad costera, sin que hasta el momento se hayan producido enfrentamientos con Carabineros.

Según los dirigentes sindicales, en el bloqueo participan al menos 3.000 pescadores, mientras los medios locales hablan de un millar y la policía de 800.

"Hemos planteado nuestra inquietud y nuestro descontento con respecto a la ley. El ministro (de Economía, Pablo) Longueira, ha presentado una ley que no favorece en nada lo que es la pesca artesanal", declaró a Radio Cooperativa un portavoz de los manifestantes, Rodrigo Escalona.

Los trabajadores protestan contra el proyecto de ley de pesca, que según dicen permitirá entregar durante veinte años los recursos pesqueros a empresas privadas, mientras que los pescadores artesanales no disfrutarán de ese beneficio.

La normativa también incluye nuevos aspectos relativos a la preservación del ecosistema, el uso obligatorio del sistema de posicionamiento global (GPS, por su sigla en inglés), pago de patentes, pesca de arrastre y cuotas de pesca.

El Gobierno argumenta que esta legislación ayudará a proteger la sostenibilidad de la pesca ante la sobreexplotación de los recursos en un país con más de 5.000 kilómetros de costa.

Tras un largo debate de 17 horas, el proyecto de ley fue aprobado a las 5.00 hora local (9.00 GMT) de este miércoles en la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados.

El texto pasará ahora a la Comisión de Hacienda y después será sometida primero al pleno de la Cámara y posteriormente al del Senado.