Los expertos de la troika (BCE, CE y FMI), que el martes llegaron a Atenas, comenzaron hoy sus contactos con el Ministerio de Finanzas griego para recabar datos sobre el estado de las reformas exigidas por los prestamistas internacionales, informaron los medios locales.

Según explicó una fuente de la Comisión Europea (CE) en Atenas a EFE, el objetivo de esta misión es "establecer un primer contacto con el nuevo gobierno", salido de las urnas del pasado 17 de junio.

Las negociaciones sobre eventuales modificaciones en el memorándum firmado el pasado marzo por el anterior Ejecutivo heleno, la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzaría en la siguiente visita de la troika, prevista para finales de mes, según la misma fuente.

Mañana jueves tendrán lugar los contactos a más alto nivel cuando los jefes de misión de la troika -Poul Thomsen por el FMI, Matthias Morse por la CE y Klaus Masuch por el Banco Central Europeo- se reúnan con el nuevo ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, quien tiene previsto jurar su cargo también mañana.

En esa reunión participará también el ministro de Finanzas saliente, Yorgos Zaniás, quien ya ha participado en anteriores negociaciones, así como el equipo de viceministros.

Al mediodía, los jefes de misión de la troika se entrevistarán con Samarás y abandonarán Grecia el sábado, cuando el nuevo gobierno estará inmerso en el debate de investidura parlamentaria, que aún no se ha podido llevar a cabo a causa de la imprevista operación ocular a que hubo de someterse el primer ministro.

Se espera que durante esta primera toma de contacto el gobierno griego haga a la troika partícipe de sus problemas para cumplir con los objetivos del memorándum debido a la gravedad de la recesión, que se espera que en 2012 sea del 6,7 % del PIB, en el quinto año consecutivo de contracción.

El apoyo que socialdemócratas y centroizquierdistas han garantizado al gabinete conservador de Samarás está condicionado a una suavización de los recortes y a que no haya nuevos despidos en el sector público.

Por ello, la estrategia del gobierno es plantear a la troika que acelerará el plan de privatizaciones y la reforma del sector público como modo de convencerles de la extensión de plazos para cumplir los objetivos.

Así, los recortes exigidos por valor de 11.500 millones se distribuirían en cuatro años en lugar de en dos.

Además se tratará de que se reduzca o detenga la exigencia de echar a los 150.000 funcionarios que reclama la troika", a cambio de mantener una ratio de un contratado por cada 10 bajas en el sector público.

Como muestra de su seriedad y compromiso con las reformas, Samarás ordenó el martes la abolición de todos los comités especiales y secretariados no esenciales dentro del gobierno, cuyos miembros cobraban jugosos salarios.

De acuerdo al ministro de la Reforma Administrativa, Andonis Manitakis, el gobierno planea establecer un plan para reformar el sector público en los primeros cien días de gobierno.

Mientras tanto, el principal partido de la oposición, la izquierdista Syriza, ha anunciado la creación de lo que los medios griegos han bautizado como "un gobierno en la sombra", un comité con tantos representantes como ministros tiene el gobierno y que se encargará de fiscalizar la acción del Ejecutivo conservador y de elaborar propuestas alternativas.