La presidenta argentina, Cristina Fernández, pesificó los tres millones de dólares que tenía en una cuenta a plazo fijo en una entidad privada y los depositó en el Banco Nación como parte de su política de incentivar el uso de la moneda nacional, según publicó hoy el diario Cronista Comercial.

La presidenta cumplió así su promesa de hace un mes, cuando anunció la pesificación de sus ahorros por considerar que era "más rentable" y animó a sus "amigos, empresarios y funcionarios" a seguir el mismo camino.

El diario no aclara si el resto de los integrantes del Gabinete ha seguido los pasos de la mandataria, aunque, según sus declaraciones juradas patrimoniales, la mayoría tenía cuentas abiertas en dólares.

El Gobierno de Fernández impuso a finales de 2011 restricciones cambiarias que ha endurecido progresivamente y que sólo permiten la compra de divisas para turismo, importaciones, compra de material rodante, aviones, barcos o equipamiento científico.

El "cepo" al dólar, que es la moneda más utilizada por los argentinos después del peso, ha provocado la aparición de un mercado paralelo de compraventa de la divisa estadounidense a un precio superior al cambio oficial.