El juez Manuel Valderrama, que investiga el origen de la fortuna del fallecido dictador chileno Augusto Pinochet, solicitó una copia del testamento original del general, que fue abierto la semana pasada en el Tercer Juzgado Civil de Santiago, informaron hoy fuentes judiciales.

Valderrama pidió al tribunal civil una copia oficializada del documento para añadirlo al expediente de la investigación del patrimonio del dictador (1973-1990), que según los antecedentes del caso supera los 26 millones de dólares.

"El objetivo es analizarlo y ver si dice relación con los bienes que están embargados y si hay alguna indicación de bienes muebles o inmuebles en el testamento", dijo el juez a los periodistas.

El testamento original de Pinochet, fallecido en 2006, estableció que su viuda, Lucía Hiriart, debe recibir el 62,5 % del total de la herencia, mientras que a sus cinco hijos les corresponde en conjunto un 25 % y a sus nietos y biznietos, otro 12,5 %.

El documento, que fue abierto por petición del Consejo de Defensa del Estado (CDE), la parte querellante en el caso, especifica el reparto del legado de Pinochet pero no detalla sus bienes.

La investigación judicial ha determinado que el dictador poseía varias casas y apartamentos, además de tres automóviles.

Todos estos bienes están embargados por la Justicia, que además congeló 2,6 millones de dólares depositados en el Banco de Chile y vales vista de un banco estadounidense.