El Rainbow Warrior, barco símbolo de Greenpeace, considerado un "emblema" de la lucha ambiental, llegó hoy al puerto de Buenos Aires para celebrar los 25 años de la organización ecologista en Argentina.

Durante la estadía del buque en el país suramericano, la ONG realizará múltiples actividades a bordo del velero, que podrá visitarse los fines de semana hasta el próximo 22 de julio, cuando partirá de Buenos Aires, informó la organización en un comunicado.

"Cumplimos 25 años de trabajo en defensa del medio ambiente con independencia política y económica, gracias al apoyo de miles de argentinos que comparten una misma visión sobre el mundo que queremos", señaló el director Ejecutivo de Greenpeace, Martín Prieto.

"Nuestra independencia económica garantiza transparencia y libertad de expresión", manifestó Prieto tras la llegada del buque de 58 metros de largo y 872 toneladas.

Sostuvo además que la entidad busca que haya un mundo "libre de contaminación, sin energía nuclear, con bosques preservados, donde la energía se genere a través del viento y el sol, y en paz", subrayó.

Según Greenpeace, el Rainbow Warrior fue diseñado según los estándares medioambientales más altos, con un sistema de velas de 1260 metros cuadrados en mástiles de 55 metros de altura.

La embarcación, financiada con donaciones individuales, también cuenta con cuatro embarcaciones e instalaciones para un helicóptero, a la vez que proporciona alojamiento y equipos de comunicación con la última tecnología, indicó la entidad.