El Banco Central brasileño redujo hoy en medio punto porcentual los tipos de interés, que bajaron hasta el 8 por ciento anual, en la octava reducción consecutiva desde que la presidenta, Dilma Rousseff, asumió el poder el 1 de enero de 2011 y el menor nivel de la tasa básica Selic.

El Consejo de Política Monetaria (Copom) del emisor brasileño decidió por unanimidad, en su reunión de cada 45 días para revisar los tipos de obligaciones, recortar una vez más y por idéntico porcentaje el indicador de referencia, que en mayo había alcanzado su nivel más bajo.

En un breve comunicado, la autoridad monetaria informó que "el Copom considera que, en este momento, permanecen limitados los riesgos para la trayectoria de la inflación y el comité observa que hasta ahora, dada la fragilidad de la economía global, la contribución del sector externo ha sido deflacionaria".

"Ante eso y dando seguimiento al ajuste de las condiciones monetarias, el Copom decidió, por unanimidad, reducir la tasa Selic para el 8 por ciento", añadió la nota, prácticamente con el mismo argumento dado en mayo por el comité.

El recorte era el esperado por el mercado.

Para el presidente de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), Paulo Skaf, "la caída de los intereses es benéfica para Brasil, pero esa cautela excesiva adoptada por el Banco Central no es necesaria".

"Necesitamos que el Gobierno acelere el ritmo de caída de los intereses, pues este es un factor importante que podrá llevarnos al rescate de la competitividad del país", subrayó en un comunicado el titular del mayor gremio empresarial del país.

La Confederación Nacional de la Industria (CNI), en tanto, señaló en una nota que "la decisión fue acertada y ampliamente anticipada, pues la continuidad del proceso de la caída de intereses se hace necesaria por la desaceleración de la demanda y sus reflejos en la actividad productiva".

"Las presiones deflacionarias de la economía mundial confirman una trayectoria de inflación dentro de la meta y justifican la postura más activa de la política monetaria, con cortes adicionales en la tasa de intereses", subrayó la patronal.

La Força Sindical, una de las principales centrales obreras, apuntó que con la reducción "el Gobierno da un incentivo a la economía, que viene creciendo en un ritmo muy lento y sirve de aliento para la debilidad industrial que el país vive, demostrando dificultades para presentar señales consistentes de crecimiento".

"Es importante que, en este momento, el Gobierno mantenga la política de reducción de la tasa Selic para combatir la especulación, pero creemos que el Copom debería ser más osado", agregó el comunicado de la central.

Los analistas financieros esperan que el ritmo de reducción de los tipos de interés, con medio punto porcentual, continúe en las dos próximas reuniones del Copom, previstas para finales de agosto y la segunda semana de octubre.