La Junta Municipal de Ciudad del Este, la tercera ciudad más grande de Paraguay, aprobó un pedido para retirar el busto del libertador Simón Bolívar de una plaza pública en repudio a una presunta intromisión del Gobierno de Venezuela.

El pedido fue aprobado a través de un minuta presentada al pleno de la Junta por el concejal del opositor Partido Colorado, Nery Jara, y ahora deberá ser analizado por la intendenta (alcaldesa) de Ciudad del Este, Sandra Mc Leod, para su aprobación o rechazo.

Jara dijo a medios de prensa asuncenos que promovió esa medida en la noche del martes ante la presunta intromisión del canciller venezolano, Nicolás Maduro, el 22 de junio pasado, en momentos en que el destituido presidente Fernando Lugo era sometido por el Senado a un juicio político por mal desempeño en sus funciones.

El busto de Bolívar se encuentra en la concurrida plaza pública "Libertador de América" de Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción y colindante con la localidad brasileña de Foz do Iguazú.

La ministra paraguaya de Defensa, Maria Liz García, denunció la semana pasada que Maduro había mantenido una reunión con la cúpula militar paraguaya poco antes de que Lugo fuera destituido en un "juicio político" por el Parlamento.

De acuerdo con la ministra, el canciller venezolano, que se encontraba en Asunción junto a una comitiva de cancilleres de la Unasur, "arengó" a los militares para que se mantuvieran leales a Lugo, quien fue sustituido aquel día y reemplazado por su vicepresidente, Federico Franco.

Según declaraciones a la prensa de las fiscales que investigan esa causa, los militares paraguayos dijeron que se vieron sorprendidos por la llegada de Maduro y otros diplomáticos para una reunión.

El canciller venezolano les advirtió de las "graves consecuencias internacionales" que tendría una destitución de Lugo, pero no hubo arenga ni se les instó a sublevarse para defender al destituido mandatario, según las agentes del Ministerio Público sobre el testimonio de los generales.