Los cadáveres de 520 víctimas de la matanza de Srebrenica serán sepultados hoy en el centro memorial de Potocari, en la conmemoración del 17 aniversario de este genocidio, como lo califican las instituciones judiciales internacionales.

Entre las víctimas que serán enterradas en esta localidad bosnia hay seis adolescentes que tenían 15 años cuando fueron asesinados, el 11 de julio de 1995 a manos de las fuerzas serbobosnias, y tres mujeres, una de ellas de 24 años y una anciana de 94 años.

Han acudido a Potocari, en las inmediaciones del antiguo enclave musulmán del este bosnio, varios miles de participantes de la llamada Marcha de la Paz, que recorrieron el mismo camino por el que intentaron escapar numerosos ciudadanos de Srebrenica para evitar la matanza.

Se espera la llegada también de otros miles de personas de todas las partes de Bosnia para asistir a la conmemoración del asesinato de unos 8.000 varones musulmanes ocurrido después de que las tropas serbobosnias, bajo el mando del general Ratko Mladic, tomaran Srebrenica el 11 de julio de 1995.

Ese enclave era entonces una zona bajo protección de la ONU, a cargo de soldados holandeses.

A petición de las familias de las víctimas de la matanza, este año no se prevén discursos políticos en la conmemoración.

El entierro de las víctimas se celebrará según el rito islámico y lo oficiará el máximo jerarca de la comunidad musulmana en Bosnia, Mustafa Ceric.

Ahora, el cementerio de Potocari alberga los restos de 5.317 víctimas, identificadas por el análisis de ADN. Los cadáveres sepultados fueron encontrados en diferentes fosas comunes.

Han sido identificados en un proceso preliminar hasta ahora unas 6.700 víctimas, y todavía se busca a unos 1.500 desaparecidos.

En el ente bosnio común de musulmanes y croatas, el 11 de julio es proclamado día de duelo.