Un panda nacido en un zoológico de Tokio la semana pasada ha muerto.

El Zoológico Ueno dice que el panda gigante de seis días murió a causa de neumonía. Un guarda del zoológico le encontró panza arriba, sin respirar, en el pecho de su madre.

El bebé macho, que aún no había sido nombrado, murió una hora más tarde, pese a ser sometido a masajes cardiacos.

Fue el primer panda nacido en el zoológico desde 1988 y fue concebido naturalmente.

Su madre, Shin Shin, fue traída desde China poco antes del terremoto y tsunami del año pasado en el oriente de Japón. El esperado nacimiento había sido celebrado en todo el país, y la noticia de su muerte encabezó los noticieros televisivos de la tarde del miércoles.

Los pandas gigantes tienen una baja tasa de natalidad, y la inseminación artificial es común en los programas de cría en cautiverio.