El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a los presidentes de la República Democrática del Congo (RDC), Joseph Kabila, y de Ruanda, Paul Kagame, que dialoguen para reducir las tensiones entre ambos países y acabar con la crisis que protagonizan los rebeldes congoleños.

Ban tuvo hoy conversaciones telefónicas con ambos mandatarios para tratar "el deterioro de la situación humanitaria y de la seguridad en el este de la RDC e identificar posibles pasos para resolver la crisis" abierta por los militares rebeldes pertenecientes al M23, informó la ONU en un comunicado.

El máximo responsable de Naciones Unidas expresó a ambos su "honda preocupación" ante las informaciones que apuntan a que los rebeldes del M23, fieles al amotinado exgeneral congoleño Bosco Ntaganda, reciben "apoyo externo y están bien entrenados, armados y equipados".

Ban transmitió a Kabila y Kagame que hay que hacer "todo lo posible para disuadir al M23 de seguir avanzando y convencerlo de cesar los enfrentamientos inmediatamente", y les exhortó a que dialoguen "para reducir las tensiones y acabar con la crisis".

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció en junio la colaboración entre militares de Ruanda y Ntaganda, acusado de haber reclutado a niños para convertirlos en soldados, y sus seguidores, a quienes han permitido entrar en su territorio y les han proporcionado nuevos efectivos, armamento y munición.

Las autoridades ruandesas han negado en repetidas ocasiones esas acusaciones, pero en las últimas semanas han aumentado las denuncias sobre el apoyo externo a los rebeldes.

En la actualidad, la zona oriental de la RDC vive constantes enfrentamientos entre el Ejército y los seguidores de Ntaganda que formaban parte de las Fuerzas Armadas pero que se levantaron hace meses para protestar por la pérdida de poder impuesta por el Gobierno de la RDC a su líder.

Los rebeldes habían avanzado hasta controlar los territorios orientales de Rutshuru y Kiwanza, pero el Ejército de la RDC ha recuperado ya su control, informó hoy la Misión de la ONU en el país africano (Monusco).

En los últimos días, más de 16.500 refugiados de la RDC han cruzado la frontera con la vecina Uganda, tras los nuevos enfrentamientos en el este del país, según informó el martes la Cruz Roja Internacional.

Ntaganda, que cuenta con un amplio historial de motines, se integró hace dos años en el Ejército de la RDC al contribuir a la pacificación de Kivu del Norte tras ayudar a la detención en 2009 de Laurent Nkunda, exseñor de la guerra y antiguo general del Ejército local.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos.