El parlamento ruso ratificó el martes un acuerdo para que la nación se incorpore a la Organización Mundial de Comercio.

La Duma Estatal (que sería la cámara baja de la Federación Rusa) aprobó la propuesta por 238-208-1.

Rusia es la economía más grande que no pertenece al organismo global. Ha pasado 18 años intentando negociar su entrada; sin embargo, miles de empresas rusas temen que los bajos derechos de importación y los límites de las subvenciones, una condición de adhesión a la OMC, perjudiquen sus negocios.

Activistas, incluyendo decenas de miembros del Partido Comunista, organizaron una protesta afuera de la Duma el martes por la mañana en contra de la adhesión rusa a dicho organismo.