El parlamento egipcio abrió el martes un nuevo frente en las disputas entre los dirigentes del país al reunirse y así desafiar una resolución que lo había disuelto, situación que pone al presidente Mohamed Morsi en conflicto con el máximo tribunal y los poderosos militares.

La sesión fue breve, duró apenas cinco minutos, y los legisladores dejaron entrever que pretendían más mostrar una postura simbólica que una desobediencia total a los fallos que invalidaron la cámara legislativa por presuntas irregularidades durante los primeros comicios realizados en Egipto tras la caída de Hosni Mubarak hace 17 meses.

Sin embargo, los acontecimientos legislativos acercaron a Egipto a una posible lucha de poder entre Morsi y los jefes militares, los cuales se han comprometido a hacer que se respete el fallo que emitió en junio la Suprema Corte Constitucional para la disolución del parlamento.

Morsi respondió con su propio decreto en el que ordenó que la cámara legislativa, de 508 miembros, se reuniera a sesionar. La Corte Suprema de Egipto falló el martes en contra de ese decreto con el argumento de que la decisión de Morsi carecía de fundamento legal.

Por el momento, todas las partes parecen maniobrar con cautela conscientes del volátil contexto político en el país: los militares tienen el poder de reprimir cualquier disensión, pero carecen de apoyo amplio en las calles, a diferencia de la Hermandad Musulmana, a la que pertenece Morsi.

Las fuerzas de seguridad no intentaron impedir el ingreso de los legisladores cuando llegaron al recinto del parlamento en el centro de El Cairo.

Después, miles de personas participaron en una manifestación a favor de Morsi en la Plaza Tahrir de El Cairo. La policía antidisturbios se mantuvo a distancia.

La noticia del veredicto de la corte suprema fue recibida con consignas de "¡ilegítima!" por miles de partidarios de Morsi reunidos en la plaza.

Una comisión especial trabaja en la elaboración de una carta magna para la era post Mubarak, pero una colisión total entre la Hermandad y el estamento de la vieja guardia podría dar al traste con todo el proceso.