Un magistrado federal le negó fianza a un padre y su hijo encausados por el tiroteo contra un agente de inmigración federal que estaba estacionado cerca de la casa de los sospechosos en el sur de Texas.

Durante una audiencia realizada el martes por la detención de Pedro Alvarado y su hijo de 18 años, Arnoldo Alvarado, el juez falló que el caso era lo suficientemente grave como para mantener a ambos en la custodia pertinente.

Como sospechoso, también se mantenía bajo custodia el otro hijo de Pedro, de 16 años, acusado como un menor de edad en una corte estatal por intento de homicidio.

Según un denuncia penal, ambos hermanos que viajaban en el vehículo que su padre manejaba y abrieron fuego el sábado 3 de julio contra un auto en el cual iba el agente Kelton Harrison, del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos.

Otro agente de inmigración testificó que se espera una total recuperación de Harrison.