Eugenio de Araujo Sales, el arzobispo emérito de Río de Janeiro que albergó a miles de opositores de los regímenes militares que gobernaron Brasil, Argentina y Chile, murió a los 91 años.

Sales falleció en su hogar la noche del lunes de un ataque cardíaco, informó el martes la arquidiócesis de Río de Janeiro en su página de internet.

El prelado se ordenó sacerdote en 1943 en la ciudad de Natal, en el noreste de Brasil. Fue nombrado cardenal en 1969 y dos años después fue nombrado arzobispo de Río de Janeiro, puesto que ocupó hasta su retiro en 2001.

En 2000, Sales le dijo al diario brasileño O Globo que entre 1976 y 1982 le ofreció albergue a cerca de 5.000 brasileños opositores al régimen militar que controló el país de 1964 a 1985, así como a refugiados políticos que huían de las dictaduras en Argentina y Chile.

En aquella ocasión, dijo que colocó a los refugiados en 80 departamentos rentados por la arquidiócesis, o bien los ayudó para viajar a otros países, en su mayoría Europa.

"Estuvo presente en los hechos más importantes en Brasil, especialmente aquellos que involucraban refugiados y la defensa de los perseguidos", dijo en un comunicado Orani Joao Tempesta, actual arzobispo de Río de Janeiro.

Sergio Cabral, gobernador del estado de Río de Janeiro, decretó tres días de luto.

La presidenta Dilma Rousseff dijo que Sales será recordado por "su preocupación con los temas sociales que siempre estuvieron vinculados con su trabajo eclesiástico".

Sales será velado de cuerpo presente en la catedral de Río de Janeiro, donde será enterrado en una cripta el miércoles.