El presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, pidió hoy a la Unión Europea (UE) que dé prioridad a la estimulación del empleo y el crecimiento frente a las medidas de austeridad, para que Europa supere la crisis y oriente a la economía mundial hacia la prosperidad.

"En el corto plazo es evidente que hay que aplicar políticas orientadas a incrementar el crecimiento y el empleo, sin perder la perspectiva de ir dando paso a políticas fiscales sobrias, responsables y sostenibles", indicó Fernández ante la Delegación de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana del Parlamento Europeo.

El presidente dominicano, que se encuentra hoy en Bruselas para reunirse con autoridades de las instituciones de la UE en el marco de una gira europea, destacó que "todo el mundo, en todas partes, comprende la necesidad de mantener una política fiscal que sea prudente y sostenible".

Sin embargo, apuntó que "estamos viendo por todas partes también, en estos momentos, un incremento del desempleo y una tendencia hacia el desasosiego social y la protesta callejera, lo que indica que, efectivamente, la calle nos está mandando un mensaje de prestar también atención a políticas de estímulo al crecimiento y a la generación de empleo".

Para conciliar esas dos posiciones "antagónicas", Fernández abogó por establecer prioridades, de forma que en primer lugar se establezcan medidas para atajar el paro y fomentar el crecimiento, frente a las políticas de austeridad necesarias para controlar los déficits.

Estas políticas, en su opinión "en conflicto" aparente, deben "ser integradas para responder a una necesidad", indicó.

Fernández alertó de que, "si caemos en una segunda oleada de recesión, será mucho más peligroso y será mucho más dañina y más impactante que la primera porque abarcaría todo el globo, incluyendo a las economías emergentes, lo que no ocurrió en la primera oleada de 2007 y 2088".

En ese sentido, afirmó que "creemos que el Parlamento Europeo, la Comisión y el Consejo Europeo tienen un nivel de influencia muy alto para contribuir a la solución de este problema, y reorientar la economía mundial, de nuevo, por senderos de estabilidad, de crecimiento, de confianza y de prosperidad".

Aparte de referirse a la situación económica de Europa, Fernández habló del papel de su país en la integración regional en América Latina, y destacó en especial el papel que va a adquirir la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) como contraparte de la UE.

"No podemos hablar de manera uniforme de América Latina, que es un mosaico heterogéneo", indicó, y recordó que mientras que los Estados centroamericanos están más en sintonía con la economía de Estados Unidos, "al sur de Panamá" los países empiezan a mirar más hacia China.

"En lugar de orientar nuestras exportaciones hacia productos primarios, América Latina debería hacer un tránsito hacia la industrialización, un mayor valor agregado y políticas de competitividad", señaló, y en ese sentido defendió la consecución de tratados de libre comercio bilaterales mientras la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial siga bloqueada.

La República Dominicana participa en el Acuerdo de Asociación Económica (EPA, por su sigla en inglés) que la UE suscribió en 2008 con los países del Cariforum.

"Fortalecer los vínculos entre la UE y América Latina y el Caribe nos parece clave, fundamental en este siglo XXI, como una forma mutua de enriquecimiento en lo que tiene que ver con lo económico, social, cultural, científico y educativo", concluyó el mandatario dominicano.