Los embajadores permanentes de la Liga Árabe celebrarán la próxima semana una reunión urgente para estudiar las circunstancias de la muerte del líder histórico palestino Yaser Arafat en 2004, tras la aparición de nuevos indicios sobre la causa de su fallecimiento.

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, explicó en una rueda de prensa en la sede de la organización en El Cairo que el encuentro se llevará a cabo en respuesta a una petición de Túnez, aunque no precisó la fecha exacta del mismo.

Al Arabi agregó que los resultados de la reunión de los embajadores se plantearán a los ministros de Exteriores árabes en un encuentro futuro.

Hace una semana, el canal catarí Al Yazira emitió un reportaje sobre los resultados de una investigación sobre la muerte del que fuera el líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que concluye que pudo morir envenenado con polonio 210, una sustancia altamente radiactiva encontrada en sus objetos personales.

Tras una investigación de nueve meses realizada en el Instituto de Radiofísica del Hospital Universitario de Lausana (Suiza), los análisis efectuados a la ropa, el cepillo de dientes e incluso a la emblemática "kufiya" (pañuelo palestino) de Arafat demuestran que contenían niveles anormales de polonio.

Israel ha tachado de "ridículas" las alegaciones de que Arafat murió envenenado y ha acusado a Al Yazira de llevar a cabo una campaña contra el estado israelí.

Tras conocer los resultados de la investigación, la viuda de Arafat, Suha, pidió la exhumación del cadáver de su marido y solicitó una investigación internacional como la desarrollada con el caso del exprimer ministro libanés Rafic Hariri muerto en un atentado en 2005.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) se ha mostrado dispuesta a exhumar los restos de Arafat, enterrados en la Muqata de Ramala, en Cisjordania, y ha invitado a expertos suizos a tomar muestras del cadáver.