Los indígenas que marcharon más de dos meses entre la Amazonía y La Paz y acamparon 14 días cerca del Palacio de Gobierno anunciaron hoy que mañana abandonarán la ciudad tras no haber sido recibidos por el presidente Evo Morales para pedirle que no construya una carretera en una reserva natural.

Los dirigentes de los nativos informaron en discursos que partirán a la ciudad oriental de Santa Cruz y a sus comunidades para defender el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Secure (Tipnis), donde Morales proyecta construir la obra vial.

"Hemos marchado 64 días, hemos estado aquí 14 días viviendo solo discriminación, viviendo solo humillación de este Gobierno nacional, de Evo Morales y sus ministros, eso es lo que hemos recibido", dijo la dirigente indígena Bertha Bejarano en su discurso.

La líder sostuvo que los nativos, que caminaron por segunda vez en un año 600 kilómetros desde la Amazonía, pedían respeto a sus derechos reconocidos en la Constitución y no tenían la intención de promover un golpe contra Morales, como éste ha denunciado.

Desde que llegaron a La Paz el 27 de junio, los indígenas cercaron la Vicepresidencia, acamparon cerca del Palacio de Gobierno y fueron reprimidos violentamente por la policía cuando intentaron pasar las barricadas para llegar a la Presidencia.

El Gobierno condicionó varias veces el diálogo con la columna de la marcha al cuestionar a sus dirigentes, firmó acuerdos con varios de los sectores afines para validar su proyecto de carretera y logró que decenas abandonen la protesta en La Paz.

Las autoridades impulsan una consulta entre las etnias que respaldan la construcción de la obra vial con el argumento de que ayudará a reducir su pobreza y favorecerá la integración entre la región central de Cochabamba y la amazónica de Beni.

Sin embargo, los nativos sostienen que la carretera destruirá la reserva ecológica y permitirá a los campesinos que habitan la zona vecina del Chapare ampliar sus cultivos de coca, base de la cocaína.

Los sindicatos de cocaleros de esa zona reeligieron el domingo a Morales como su líder principal, cargo que ocupa desde hace 16 años.

El dirigente indígena del Tipnis Fernando Vargas afirmó hoy que frenarán la consulta en la reserva porque la consideran ilegal y porque causará la destrucción del parque, que es una reserva de 1,2 millones de hectáreas donde habitan 14.000 nativos.

Otros indígenas dijeron que defenderán el parque con "arcos y flechas" cuando el Gobierno llegue al Tipnis para hacer la consulta.

Los nativos, que ya hicieron una primera marcha entre agosto y octubre de 2011, exigen a Morales que respete una ley que él mismo promulgó entonces, prohibiendo cualquier vía en el Tipnis, aunque luego el mandatario cambió de opinión para impulsar la consulta.

Los grupos tienen previsto partir mañana primero a Santa Cruz para defender, según dijeron, la Confederación Indígena del Oriente de Bolivia que hoy se disputan con sectores leales a Morales, y luego volverán a sus comunidades en la Amazonía.