Un residente de Massachusetts acusado de confabularse para atacar el Pentágono y el Capitolio con modelos de avioncitos cargados de explosivos planea declararse culpable de dos cargos, dijeron sus abogados y los fiscales en un acuerdo convenido el martes en un tribunal federal.

Rezwan Ferdaus, un musulmán estadounidense de 27 años de Ahsland, con un título en física de la Universidad del Noreste, fue arrestado en septiembre cuando empleados federales que se hacían pasar por miembros de al-Qaida le entregaron explosivos que supuestamente había solicitado, incluso granadas, ametralladoras y lo que supuso eran 24 libras de explosivos C-4.

Según el acuerdo, fiscales y defensores dijeron que Ferdaus se declarará culpable de intentar suministrar apoyo material a terroristas e intentar dañar y destruir edificios federales por medio de explosivos. Las dos partes accedieron a solicitar una sentencia de 27 años de cárcel, y la fiscalía accedió a retirar otros cuatro cargos.

Las autoridades indicaron que el público nunca estuvo en peligro por los explosivos, que dijeron estuvieron siempre bajo el control de los agentes federales durante la operación.

Expertos antiterroristas y entusiastas del aeromodelismo señalaron que sería casi imposible causar el daño avizorado por Ferdaus con los avioncitos porque son muy pequeños, no pueden transportar suficientes explosivos y son difíciles de manejar.

Las autoridades sostienen que Ferdaus tomó contacto con un informante federal y empezó a reunirse para discutir su plan con agentes encubiertos que supuso eran miembros de al-Qaida.

Fue acusado de planear el uso de tres avioncitos a control remoto, cada uno con cinco libras de explosivos, para atacar el Pentágono y el Capitolio.