El Tribunal Supremo Administrativo de Egipto aplazó hoy hasta el próximo 17 de julio los casos relacionados con la Cámara baja del Parlamento y las últimas enmiendas constitucionales, informaron a Efe fuentes de los servicios de seguridad.

El tribunal tenía previsto emitir hoy una sentencia sobre el fallo del Tribunal Constitucional, que el pasado 14 de julio anuló los últimos comicios legislativos ya que los partidos no habían respetado la ley electoral.

Según el Constitucional, un tercio de los diputados elegidos obtuvieron su escaño en listas individuales abiertas, si bien entre ellos hubo quienes concurrieron representando a partidos políticos y no de forma independiente, como fijaba la ley.

La sentencia sirvió al día siguiente a la entonces gobernante Junta Militar para disolver la Cámara baja o Asamblea del Pueblo, una decisión que fue revocada hace dos días por el presidente egipcio, Mohamed Mursi, que asumió el poder el pasado 30 de junio.

En medio de este revuelo, la Asamblea del Pueblo reanudó hoy sus actividades y en una breve sesión el presidente de la cámara, el islamista Saad Katatni, explicó que el decreto presidencial no afecta al fallo del Constitucional, sino a la correspondiente decisión de la Junta Militar.

Además, Katatni apuntó que la Corte de Casación tiene la competencia para decidir sobre este contencioso y decidió trasladar el caso ante ese tribunal.

Sobre el fallo del Constitucional y otros recursos interpuestos contra la decisión de Mursi tendrá que pronunciarse la próxima semana el Tribunal Supremo Administrativo, que también hoy aplazó otro polémico caso que afecta a las recientemente aprobadas enmiendas constitucionales.

El pasado 17 de junio, la Junta Militar emitió una serie de cambios a la declaración constitucional que está vigente desde marzo del año pasado, en ausencia aún de una nueva Constitución.

Según estas enmiendas, la cúpula castrense se reservaba una serie de prerrogativas para los asuntos militares, al tiempo que retomaba el poder legislativo tras ordenar la disolución del Parlamento, lo que fue criticado por las fuerzas islamistas, mayoritarias en la actual asamblea.